miércoles, 31 de marzo de 2010

647. Cuando pica el bicho de la risa


E
staba hablando por el celular con el Boya sobre la fantasmeada cuando en el departamento sonó el teléfono fijo. Atendió mi abuela La Tipa y vi que de pronto ella separaba el auricular de su oreja y me miraba con perplejidad.

-Supongo que es para vos -me dijo-. No entendí nada.

Le pedí al Boya que me bancara y agarré el tubo: era una llamada desde los Estados Unidos que esperaba ansioso.

Hablé 15 minutos. Al terminar, los ojos sorprendidos de La Tipa:

-Yo no sé en qué andás -dijo-, pero la persona que habló... ¡preguntó si me picaba algo!

-¡¿Cómo?!

-Sí: preguntó si me picaba...

-¿No te habrá dicho "mei ai spik wid..."?

-¡Algo así! Habló muy rápido. Y yo le dije: "A mí no me pica nada, ¿y a usted qué le pica?".










[May I speak with a
more hilarious grandma?]

domingo, 28 de marzo de 2010

646. Una fantasmeada total


E
l cementerio de Bahía Blanca tiene (además de casi todos nuestros muertos: hay más población bajo tierra que arriba) tantas historias, pero tantas tantas.

Por ejemplo:

* Un vigilador privado no quería que lo echaran porque en sus rondas le gustaba ver cómo jugaban los angelitos; o sea, los niños muertos.

* A un policía le preguntaron si creía en la vida después de la muerte y dijo: "La semana que viene te lo averiguo". Y la semana vino y se pegó un tiro.

* Los pibes dark y los emos y los satanistas y los macumberos y algunos otros cerebros atrofiados se cuelan para pasar un rato entre los nichos.


El otro día estuve unas horas en la noche negrísima, tristísima del cementerio -sus ruidos escalofriantes, sus silencios más.

Fuimos con el Tano y el Buda a hacerle el aguante al compañero Boya, que andaba desenterrando algunas de aquellas historias para escribir una crónica im-per-di-ble que salió publicada hoy.

Y de ahí surgió, también, la última producción especial de lanueva.com.


El policía estaba vigilando el cementerio aquella madrugada del 22 de julio de 2009 cuando empezó a nevar en la ciudad.

Tomó su celular y filmó el espectáculo.


Pero otro espectáculo lo esperaba: cuando descargó el video en la computadora y puso play, vio que algo aparecía ahí.


Algo que él no había visto.


Algo que caía como del cielo, se movía de un lado al otro, se acercaba a la cámara.


"Parece una mujer con un cochecito de bebé -dic
e el policía-. Una persona creyente ve algo así y arranca corriendo y no para más hasta White."

De esa manera lo anunciamos en el diario dominical.

El Cefe consiguió una copia del video fantasmal, entrevistó al policía en el propio cementerio y grabó imágenes de día. El Boya se trajo tomas nocturnas. Y después armamos una narración que incluye todo eso bailando con la música original de la tremenda serie Six Feet Under.

El material está en la sección "Clip, caja" de lanueva.com.

jueves, 25 de marzo de 2010

645. Rodolfo Walsh y por qué no


A
sí homenajeamos en el Foro de Periodismo Argentino a un verdadero maestro de la profesión, al cumplirse otro aniversario de su homicidio:


Rodolfo Walsh murió ejerciendo su trabajo de periodista. Y también su compromiso militante. Dos actitudes ante la vida que eran imposible separar en él. Hoy, 33 años después, se convirtió en un gran referente para los periodistas argentinos.

Aquel 25 de marzo, la dictadura lo asesinó mientras intentaba difundir la verdadera magnitud del genocidio que los militares estaban implementando para acallar a los que no tenían voz. Y Walsh, en su lucha, dejó atrás fama, prestigio y dinero en pos de la verdad, sabiendo que con la propagación de su
"Carta abierta de un escritor a la Junta Militar" (*) se jugaba la vida.

El final de esa carta debe ser un ejemplo para todos: "Sin esperanza de ser escuchado, con la certeza de ser perseguido, pero fiel al compromiso que asumí hace mucho tiempo de dar testimonio en los tiempos difíciles". Pero, además, la precisión de los datos y la exactitud de las cifras que incluyó en ella, producto de una investigación periodística realizada en la clandestinidad, magnifican el rol de Walsh como periodista.

Por eso Fopea quiere rendirle homenaje en un nuevo aniversario de su asesinato.
En estos tiempos en que se está desarrollando el juicio por las violaciones a los derechos humanos en la ESMA, donde Walsh murió y fue exhibido como un trofeo, el deseo de llegar a "un luminoso día de Justicia" es también una reivindicación a su compromiso con el periodismo.

En sus cincuenta años de vida fue limpiador de ventanas, escritor, lavacopas, traductor, comerciante de antigüedades, periodista y criptógrafo, entre sus tantos oficios terrestres. Pero sin dudas sus investigaciones periodísticas como Operación Masacre, ¿Quién mató a Rosendo? o El caso Satanowsky fueron su aporte más trascendente para que muchos periodistas hayan abrazado esta profesión.

Por eso, a 33 años de su desaparición, Rodolfo Walsh sigue vivo en cada redacción en la que un periodista se pregunta por qué no investigar más a fondo un determinado tema. Y eso sigue mereciendo nuestro reconocimiento.

Fopea, marzo de 2010.









(*) Soy de los que creen que la "Carta..." debería ser bibliografía obligatoria en todas las instituciones que enseñen periodismo, igual que Operación Masacre, esa joya de la narrativa de investigación que fue periodismo nuevo una década antes que el "nuevo periodismo".

miércoles, 24 de marzo de 2010

644. SMS N° 98


H
ay un toque de justicia extraña en el hecho de que el diario esté obligado a pagarles doble a quienes laburan hoy, Día Nacional de la Memoria.

lunes, 22 de marzo de 2010

643. Chupala, hipertrigliceridemia


L
a joda es que ahora hacés clic y hay demasiada información disponible.

Antes veías que tu examen de sangre decía, ponele, "52% de neutrófilos segmentados" y a menos que tuvieras en la flía un médico (o algún otro entendido) no te quedaban muchas opciones: debías esperar hasta la consulta o buscar un libro para saber cuán cerca de morir estabas.

Ahora ves que tu "perfil lipídico" dice que tenés 347 mg/dl de "triglicéridos", ves que el valor "deseable" es hasta 150, ves que el "límite" es 200, ves que más de 200 es "elevado" y ves que estás jodido.

Porque también ves que no tenés puta idea de qué son los triglicéridos y entonces hacés clic y ves que son parte de las grasas y ves que "el aumento de triglicéridos en la sangre se llama hipertrigliceridemia y es un factor de riesgo cardiovascular" y ves que "puede provocar aterosclerosis" y que suele deberse a "hábitos alimentarios y de vida poco saludables" y ves que todo cierra: ves que estás jodido.

-¿Ves? Me agarra un paro en cualquier momento: tengo exceso de triglicéridos.

-No te asustes -me dice la divina de mi médica-. ¿Cuánto te dio?

-347. ¡¡Me dio 347 y 200 ya es elevado!!

-Uh. Pero pará. Pará: es probable que haya habido un error. ¿Habías escabiado?

-Sí, algo.

-¿Y respetaste las 12 horas de ayuno?

-Creo que sí.

-Bueno, hacete los análisis de nuevo y vemos.

-¿Otra vez la aguja? Nooo, prefiero una muerte dolorosa y ateroesclerótica.

-No seas boludo. Respetá las 12 horas de ayuno y andá, dale.

-¿Y qué onda si se confirmara que tengo exceso de triglicéridos?

-Y, estarías medio al horno. Habría que medicarte. Y tendrías que cambiar la alimentación y...

-... ¿y el escabio?

-También.

-¿Ves? Ya siento que se viene el infarto.


Resultados nuevos:

Triglicéridos: 136 mg/dl.

-¿Ves? -me dice mi médica-. No era nada. Estás muy bien.

-Entonces esta noche estoy obligado a brindar.

viernes, 19 de marzo de 2010

642. SMS Nº 97


M
e entrevistó Lorenzo Natali para el programa De shopping. Sí, cedí a la tentación. Otra vez. ¡Es que la cámara me puede! No, fuera de joda: insisto con que la tele no es para mí, pero Lorenzo pasó por el diario para charlar sobre los contenidos de lanueva.com. Y esa es una promoción que me asusta bastante menos que la de River...

miércoles, 17 de marzo de 2010

641. Ohhhh, la derrota/ es un sentimiento/ no puedo paraaaaaaaaaaaaaar...


"
Para la generación que creció en democracia y en Bahía Blanca, esa música de trova que fue vital para Zambayonny era una gimnasia para los hinchas de la derrota, y había que buscarla porque no tenía demasiada difusión. Se escuchaba pero no se practicaba. Salvo en los locales que manejaban los militantes de la izquierda prepatagónica.
"




El poeta bahiense Sebastián Morfes, en el reportaje que le hizo a su amigo Zambayonny para la revista Llegás, publicado en la edición de marzo con el título "La sombra negra del hit". (Vía Nacho Molina.)


lunes, 15 de marzo de 2010

640. SMS Nº 96


S
alió viaje relámpago a Buenos Aires. Y pasó: Fopea, diarios, Pablo, San Isidro, asado 1, Fabián, San Martín, asado 2, River-Huracán, Franz Ferdinand.


jueves, 11 de marzo de 2010

639. Aquel homenaje en Oxford a la carne patria y Afganistán a la parrilla: aguante el Sargento Asado


T
odavía tengo la imagen grabada: nochecita de Oxford en la terraza del Instituto Reuters; mi amigo Juan -alias John Kelly, columnista del Washington Post- lucía un saco Armani con demasiados colores mientras morfaba a lo cavernícola un cacho de vaca argentina y decía hmmmmmmmmmm, mucho gusto.

Fue la despedida, allá por mayo de 2008. Y para agasajar a tanta gente linda que conocí (los Kelly, Katie, my friend Yao, Chris, etcétera) se me ocurrió hacer un asado, la única comida que me sale y la que más me gusta.

Pensaba que el principal problema sería conseguir buena carne. Nico y Henry me pasaron el dato salvador: en el mercado Smithfield de Londres vendían cortes criollos.

En ese lugar se comercia desde hace como mil años y ahí, por ejemplo, fue donde liquidaron al revolucionario escocés William Wallace, AKA Corazón Valiente.

Son cuatro hectáreas con edificios repletos de puestos que ofrecen cadáveres de patos, vacas, chanchos, pollos, cabras, corderos, gansos, venados, pavos... La danza de la carne muerta, una delicia con aportes autóctonos de distintas partes del mundo.

¡Cómo no iban a tener un buen pedazo de ternera patria!

[Foto: James Davey.]

-Tengo uruguaya.

-No es lo mismo, Peter. ¿Vos sos galés?

-No, soy inglés.

-Y no es lo mismo ser galés que ser inglés, ¿no, Peter?

-Ciertamente no.

-Entonces, Peter, ni me hables de carne uruguaya: no seas galés.

En los puestos donde solían vender carne argentina ya no había... ¡¡por el conflicto del gobierno con el campo!! Será posible, la puta madre.

Mirá que recorrí, eh.

Y costó, aunque al final encontré alguito: un bife angosto nacional envasado al vacío y obviamente sin hueso. Alrededor de cuatro kilos en oferta a 80 libras, o sea... unos 500 pesos. Y, costó. Será posible, la puta madre.

Pero bueno. Había que hacer el esfuerzo.


Pará, pará -dije, espantado-. ¿Ustedes en Inglaterra le llaman parrilla a eso?

Era poco más que un trozo de lata redondeada con unos alambres. Eso sí: verde y con rueditas.

"OK, me la banco." Y manos a la obra sagrada.

Había unas bolsas de carbón con pastillitas de alcohol para encender.

Piiiiiff...

Piiiiiiff...

Las pastillitas no funcionaban.

"OK, me la banco."

Maderitas. Busquemos maderitas. O ramitas.

Y las maderitas y las ramitas -oh sorpresa: this is fucking England- estaban húmedas y así no había fuego que arrancara.

Y todos opinaban y salía un humo espeso y el chino me daba indicaciones férreas y eso no se le hace a un asador argentino y yo quería patear la parrilla y sobre todo al chino.

Pero salió. ¡Y cómo! Si no me creen, pregúntenle a John. O a su saco Armani.


"Estoy haciendo una columna sobre un soldado norteamericano en Afganistán que hizo de todo para hacer... un asado", me contó John el otro día. "Una vez visitó Argentina y ahora es su comida favorita."

Lo apodó Sargento Asado porque "no siempre el Ejército tiene sentido del humor para estos asuntos".

Y relató que el Sargento Asado encaró el desafío en plena zona de guerra, y que consiguió que una empresa de Michigan le mandara partes de parrillas, y que mientras la carne se cocinaba a pocos metros caían unas bombas. "Pero estamos acostumbrados -dijo el Sargento Asado-, no fue gran cosa." Qué crack.
[Foto: Washington Post/cortesía de Ben Eisendrath,
el presidente de la compañía Grillworks Inc. fundada
por su padre, un ex periodista de la revista Time.]

martes, 9 de marzo de 2010

638. Tengo un dolor en el texto


A
nda dando vueltas por ahí un Power Point que se llama "Me duele mi país". Varios conocidos me lo mandaron por correo electrónico y por eso lo abrí: normalmente descarto las cadenas, me producen un malestar visceral.

Una tal Sonia parece que hizo el archivo. Básicamente tiene imágenes del Chaco y un texto de Mempo Giardinelli, primero, y luego imágenes de Natty Petrosino y algunos párrafos de un texto que publiqué en diciembre de 2005.

En la última diapositiva se lee: "Tenemos uno de los países con más diversidad de ambientes, rico, y somos tan estúpidos". Y después la autora cita la fuente, me nombra. Y entonces queda como si a esa frase la hubiera escrito yo.

Y nada que ver: lo desmiento enfática, terminante, conmovedoramente.







[Y eso no quiere decir
que no me duela mi país.]

domingo, 7 de marzo de 2010

637. SMS N° 95


E
s un encuentro nacional de los jóvenes Pro, en Luján. El escenario está amarillento y lleno de chicos y en el medio, bigote sonriente, Mauricio Macri. Uno de los pibes toma el micrófono y dice: "A ver, por favor, los del bombo que están atrás: paren de tocar así nos escuchamos todos. Gracias". Y después: "A ver, ahí en el medio, bajen las banderas por favor. Tapan las cámaras de televisión. Gracias". Todavía no se sabe bien "pro" qué son los Pro, pero sí anti qué: antiliturgia peronista, educada y marketineramente.

viernes, 5 de marzo de 2010

636. Claro que está claro


Claro, claro:
los negros de ojos marrones
no usamos tus celulares.












[La foto es del local que la
empresa tiene en la esquina
de Zelarrayán y Sarmiento.]

martes, 2 de marzo de 2010

635. De puro culo


E
s casi medianoche de un jueves. En la estación de servicio de Sarmiento y Urquiza hay cuatro taxistas tomando mate, un playero y un culo que se bambolea.

Es un culo bastante impresionante manzana deliciosa: asfixiado por unos jeans ajustados, realzado por unos tacos espigados, admirado por unos ojos masculinos hipnotizados que se bambolean con él.

-Pero qué pinta de gato.

La chica se acerca bamboleando. El playero va a su encuentro. La chica hace señas que implican tamaño. El playero la lleva donde están los taxistas tomando mate. La chica se acerca bamboleando. Los taxistas admiran.

La chica apunta algo en el piso.

El playero levanta una bolsa grande.

La chica camina bamboleando hasta el 307 negro estacionado con las balizas encendidas.

El playero mete la bolsa grande en el baúl.

La chica paga, se mete en el auto, arranca y se va con sus 15 kilos de Pro Plan Delicate, alimento para gatos con pieles y estómagos sensibles.