lunes, 31 de enero de 2011

752. A ella le di mi palabra


Un domingo tenía que volver a despertarme temprano, tipo 11, y pese a la resaca caminar 15 cuadras para conseguir los diarios.

Lo que no esperaba era cruzarme con esos hombres de camisa, corbata y portafolio; esas mujeres con pollera, blusa y portafolio: un sonriente ejército del Señor.

Venía por la sombra, yo, con un par de kilos de papel bajo el brazo, fumando un pucho, y me canté los dados: "A que alguno me habla", pensé.

-¡Hola! -me saludó con llamativa alegría una chica que tendría 30.

-Hola. ¿Nos conocemos?

-Todavía no. Pero tengo una buena noticia que darte: Dios está para vos.

-No veo por qué es una buena noticia.

-Esteeeee...

-Mirá, todo bien, pero cortémosla acá: es domingo, es de mañana... y yo estoy razonablemente feliz con mi agnosticismo.

-Siempre hay tiempo para recibir al Señor...

-OK, pero estoy apurado: tengo tres diarios llenos de malas noticias que voy a leer en breve acompañado por un potente desayuno. Gracias igual. Que tengas un buen día.

-Que Dios esté contigo.

-Con vos.

-Conmigo ya está.

-No, digo que en esta parte del planeta no se usa la forma "contigo". Pero no interesa, ya fue. Ahora, escuchame una cosa: ¿la gente les abre la puerta cuando tocan el timbre?

-No siempre. Bah, casi nunca.

-Me imagino...

-Pero La Palabra se puede transmitir igual.

-Claro, claro... Estaba pensando...

-¿Qué cosa? ¿Querés escuchar La Palabra?

-Nah, ya te dije que estoy razonablemente feliz con mi agnosticismo. Estaba pensando en que, con la paranoia colectiva que hay por la inseguridad, no sólo a ustedes se les complicó el negocio...

-La Palabra no es un negocio.

-Bué... Ni empecemos esa discusión. Decía: con la paranoia colectiva por la inseguridad, debe haber un montón de gente que ya no puede rebuscárselas en la calle. Pienso en los vendedores ambulantes. Cuando yo era chico te tocaban el timbre permanentemente para venderte religión, sí, pero también plumeros, libros, repasadores... La paranoia colectiva por la inseguridad seguro destrozó esa industria... Habría que ubicar testimonios de tipos que mantenían una familia gracias a la venta puerta a puerta, y que tuvieron que reconvertirse: ver qué hacen ahora, cómo recuerdan aquellos tiempos... Puede ser un notón para un diario del domingo.

-¡¿Eh?!

-Nada, no importa. Dejémoslo ahí. Vos y yo hablamos de palabras distintas.

14 comentarios:

Colo dijo...

ajajajajajaja que lindo sería tener esa parla, caradurez y más que nada, ganas de hablarles así un domingo a la mañana con rezaka.
Un groso!!

Abrazooo

Anónimo dijo...

jajaja...che la resaca "esta" -por lo menos- te dejó así casi "meloso" para un domingo con varios grados de temperatura...bue, por acá todos los grados... Todo un caballero teniendo en cuenta a quien tenías enfrente y el prurito que te provoca, por supuesto, tamizado por un pollera.. se vuelve tolerable.
no?
Pero confieso cuando empecé a leer imaginé ladridos y resulta que terminas haciendo casi una epistemología del lenguaje, esta situación sería algo así como el dilema de la inconmesurabilidad de los paradigmas. O la siesta me pegó mal...ja. Sostengo lo primero.

Buena semana!
Abrazo,
G.

carnavalito dijo...

Si la resaca es con cara de ojete, voz de ultratumba y ojos chinos, el papel de este guión lo puede hacer Woody Harrelson, o en su versión nacional, el Ricky Darín, claro.

Fodor Lobson dijo...

JAJAJAJAJAJJAJAJAJA

¡Grosso!

Anónimo dijo...

Yo no puedo creer que todavía existan esos servicios de lectura de biblia D2D (door to door :)). Nunca vi por acá tantos tipos con cartelitos que los llaman "Elmer tanto o Elmer cuanto" ni tantos amish como en el Walmart de Bahia.
Ojo! quizás solo andan por esa zona ehh. Debe haber mucho agnóstico para domesticar...

LOLEX

Diego dijo...

Primero: no sabía si comentar acá o en el facebook. Antes ni lo hubiera dudado pero ahora han cambiado algunas cosas.
Segundo: qué diarios comprás?
Tercero: me sobraron unos calendarios de la virgen que me trajo uno al que le hice una nota. Me preguntó si era creyente y le dije que no. Bueno, no importa, te los llevo igual, me respondió el señor reporteado. Se lo dás a algún amigo que sea creyente, insistió. Por eso mismo te los estoy ofreciendo. De última vos también se los das a algún amigo tuyo que sea creyente.

The Daily DG dijo...

Che, yo no quiero ser desconfiado ni hinchapelotas, pero no lo puedo evitar. ¿De verdad hablás con esa elocuencia y vocabulario en la vida real, let alone los domingos de resaca?

AEZ dijo...

Colo: a veces me inspiro, jejejeje. Abrazo.

Gurisa: naaaah, que haya sido una chica no influyó en casi nada. Tal vez, TAL VEZ, en rescatar un poco el lenguaje... Qué buenas siestas tirás vos, eh. Beso.

Carnavalito: ¡JA! Me encantó la versión nacional con Darín. En la yanqui, preferiría a Charlie Sheen.

Fodor Lobson: repito, sabía que un posteo así le cabría a usted. Agradecido.

Lolex: ah, querida, partís de la premisa errónea de que los agnósticos debemos ser domesticados. ¡Déjennos en paz! Jejeje.

Diego: 1) yo prefiero el intercambio acá, pero en cualquier lado antes que ninguno; 2) el domingo metí los únicos que había disponibles: La Nación, Clarín y Perfil; 3) y así empezamos con la cadena de la felicidad virgen: perfectoooooo.

The Daily DG: dude, dude y pregunte, mi amigo cuervo, que de eso se trata lo que tanto nos gusta. Como dije, a veces me inspiro: sobre todo en temas religiosos, porque los tengo manyados y me han pasado varias situaciones por el estilo. Y si me inspiro, por ahí te clavo unas frases altisonantes/rebuscadas que terminan siendo más o menos graciosas. Carnavalito, acá arriba, no me dejará mentir y podrá recordar algún episodio de cuando estudiábamos Letras.

Anónimo dijo...

No sé quien me resulta más admirable. Ella que a pesar que sabe que nadie le abre la puerta sigue intentando transmitir la "buena noticia" o vos resacoso yendo a las 11AM a comprar los diarios.Esto lo hacés por la profesión, por gusto propio o un poco de ambas razones???
Un gusto como siempre leer tus relatos.
Un beso

Sil

AEZ dijo...

Sil: jejejeje, gracias. Desde mi punto de vista, es admirable levantarse temprano... Me cuesta un horror. Leo los diarios por las dos razones. Y soy de los que todavía prefieren el papel... Beso.


Y ESTE ES MI COMENTARIO FINAL PARA LOS ROEDORES:

Es curioso que un tipito que se manda un cagadón y desprecia vilmente por atrás a sus compañeros, y luego se refugia en el silencio total, ahora sin dar la jeta bardee y pida cuentas y hable de "tener códigos". Es incluso patético. Pero en fin: queda claro de qué estás hecho.
Por garca, por boludo, por pendejo o por todo eso junto, compraste cualquier pavada. Y no te da para pensar más allá. Si realmente sos periodista, fijate en los hechos: yo les fui de frente y después expuse una situación que me había indignado, pero sin dar un puto nombre. Eso es todo, te guste o no.
Por lo demás, cuando quieras y donde quieras: yo mido 1m39, pero no soy de los que huyen por los tirantes.

Fender Gebiet dijo...

Cada vez que me abordan los entretengo amablemente. Mi agnosticismo es un poco rústico, debo reconocer, y quizá hasta gráfico. Suelen irse voluntariamente después de la tercera o cuarta frase, con más alivio que desilusión.

AEZ dijo...

Fender: lo que usted cuenta me provoca una imagen un tanto perturbadora. Ha de ser bien jodido: lo acompaño en el sentimiento.

Ani dijo...

Qué buen relato Abel!!!! Me reafirmo más que nunca como tu groupie.

En mi casa natal se esquivaba a estos predicadores tanto como a una vecina que salía a caminar por el barrio y a su vuelta, si te veía, medio kilómetro más tarde y con gotones de transpiración todavía temblorosos en su bozo, pretendía besarte.

Después se pasaba un pañuelo blanco por la cara y seguía...

Ahora vos, corregirles el contigo...

Naaaa, me matás, me matás.

AEZ dijo...

Ani: aaajjjjjjjj, esa vecina del tegobi... Suena raro que yo "te mato", eh. Ejem.