miércoles, 9 de febrero de 2011

754. Muñecas bravas


Resulta que un gran amigo -no diré quién, por respeto a su autoestima- decidió gastar 150 mangos para comprar Y USAR una de esas pulseritas mágicas llamadas Power Balance.

Mi amigo es un tipo grande, de 37 años ya, profesional, piola... Pero le tiene pánico al avión y piensa que esa cosa le va a ayudar a bancarse las tres horas y pico que demanda un vuelo entre Buenos Aires y Río de Janeiro. Solía ser lúcido, mi amigo.


Por si no sabés de qué se trata: es una cinta de silicona o neoprén que tiene un holograma y se ha promocionado como algo que "mejora el balance, la fuerza y la flexibilidad".


La compañía se fundó en 2007 en los Estados Unidos, donde la pulserita cuesta 30 dólares y se vende masivamente gracias a que la usan famosos como los basquetbolistas Shaquille O'Neal y Derrick Rose.

A partir de entonces, el producto se hizo global y permitió que la empresa ganara 35 millones de dólares en 2010.


Y automáticamente, en los Estados Unidos se coló una demanda colectiva millonaria "para comprensar a clientes estafados".


Entrás en Google, ponés "Power Balance" y en los 10 primeros resultados aparecen un par de sitios oficiales de la marca y el resto son artículos críticos...

Eso le dije hoy a mi amigo, cuando pasé por su laburo para ver en vivo y en directo la pulserita (que, para colmo, es blanca).

-Me di cuenta después -me contestó-. ¿Vos decís que me cagaron?

-No... Por ahí te salvaron la vida, boludo.

-Andá a la puta que te parió.

-Bueno, ¿pero al menos te sentís mejor? ¿Notás algún efecto beneficioso?

-No.

-Entonces andá a ver al pibe que te la vendió y pedile que te devuelva la guita. Yo estoy con don Fodor Lobson: se aprovecharon de tu demencia senil precoz.

-Ahora ya fue: me convencí de que la necesito para hacer el viaje en avión. Pero cuando vuelva, ya arreglé que se la vendo a mi jefa por 100 pesos...

10 comentarios:

Fodor Lobson dijo...

First things first, grazie por la referencia & link.

Second... salvando la bolu..., perdón, la candidez de su amigo, me pregunto si a nivel global, la iglesia católica (sí, me niego a ponerle mayúsculas por muy nombre propio que sea) hizo más o menos de 35 millones de dólares al año vendiendo estampitas, cirios y demás porquerías, que para el caso tienen el mismo efecto que la pulserita de los cojones.

Eso, un abrazo, y disculpe el uso de su espacio para desahogarme.

Anónimo dijo...

Se necesitan espíritus susceptibles como el de tu amigo para que una sinnúmero de idiotas ganen dinero fácilmente.
Juegan con lo mejor y peor de la especie humana. Y por supuesto, coincido, exceden al campo de las empresas.
Agregaría las iglesias todas o casi todas, porque no tengo pruebas para tal generalización. Pero cada 3 o 4 cuadras puedes verificar como el alma se te redime frente a una puerta salvadora, siempre y cuando aportes a la causa, o lo que es peor, colabores con porcentajes de ganancias que van a parar entre otras cosas a un refinado porcelanato.
En cualquier caso detestable.

Ahora, si además de enterarte que es una "truchada", lo queres vender..jajaj...too much!

abrazo,
G.

Anónimo dijo...

Si me vendieran una pulserita para disminuir un poco la impotencia que me provoca tener lejos a mi noviecito, sin dudas la compraría.
Con estas cosas es asi vistessss, por eso lo banco a tu amigo. Digo, cuando están en juego las emociones, los análisis racionales quedan relegados. Y justamente AHI opera el marketing, logrando satisfacer las necesidades/carencias emotivas de los consumidores.

Fijate si ya no puedo dar clases particulares...

Para tu amigo, que venda la pulserita y que con los $100 compre una caja de sedantes o pague la primer sesión con un psicoanalista que le trate la fobia al vuelo. O invite con una caipirinha a una garota. Total vos, mientras tanto, podes encontrarte con el queridisimo JCN (Joseph Charles).

Lol

AEZ dijo...

Fodor: 1) usted se lo merece -y se lo ganó-, 2) jejeje, ¡desahóguese tranquilo, hombre! Yo creo que hizo MUCHO más.

Gurisa: "espíritus suceptibles", ¡JA! Aviso: si pasa por acá, es posible que mi amigo luzca un tanto ofendido. A mí ya me amenazó con denunciarme, y eso que no lo nombré... Buen finde.

Lol: "carencias emotivas"... ¡¡¡otra que se busca una puteadita de mi amigo!!! Che, ¿estás un poco hasta las tetas con tu noviecito o me parece a mí? Cómo banco a Joseph Charles...

Ani dijo...

Me hiciste a cordar a mi abuela Ana. Un día se pidió por llame ya o Sprayette, una de esas, las medias de nylon que no se corrían con nada.

En la publicidad un gato arañaba la media y no se corría. Era genial!

Como el can-can salía muy caro,lo compró a medias con una vecina (sí, sí, no me preguntes cómo pensaban compartirlo, je)

Las medias llegaron rotas. Igual la abu no aprendió. Sigue comprando boludeces por doquier.

La pulserita...lo banco a tu amigo. Capaz que siempre quiso ponerse una y esta era la manera más sutil de sacarse las ganas (je je)

AEZ dijo...

Ani: ¡me mató la compra de un cancán a medias! (Me gusta, además, la feliz coincidencia "cancán-medias".) Y con respecto a mi amigo, veo que buscan hacerlo enojar. Y no es algo muy recomendable.

Anónimo dijo...

Bue, no podés decir que fui sutil en relación a mi groupie amiga.
Ahora si creo puede llegar a arañar de un zarpazo tu amigo,jajaj.
Pero no hay intención de hacer enojar, solo acompañamos con nuestro ojo femenino.
No jodemos con el temor o fobia ajenas, es más si se me ocurre algo te tiro alguna sugerencia para un vuelo placentero. Y no le cobramos nada, para evitar la reventa. jaja.

Tengo que darte razón, si con la groupie sintonizamos así desde la virtualidad, no tengo idea que puede salir de nos... juntas. Imaginate una usina algo explosiva e impredecible, por cierto.jajaj.
Esta imagen no es más temible que la de tu amigo enojado?

Buena tarde,
G.

AEZ dijo...

Gurisa: puffff... Ya dije acá mismo que la imagen de ustedes dos juntas me resulta bastante perturbadora... (por no decir que me da un poco de miedo).

Ani dijo...

Ja jaaaaaaaaaaaaaa

Leo y Sagitario a la pesca de nuevas emociones explosivas.

Volamos por tu blog, Abel.

Y tiramos alguna que otra bomba (pero no hacen daño, eh, son de carnaval, con papel picado y sepentinas)

AEZ dijo...

Ani: carnaval + vuelos es una fórmula que me hace pensar en varias cosas...