domingo, 20 de febrero de 2011

756. "A ponerse las pilas"


El lunes estaba moderando comentarios en lanueva.com (una de las tareas más desagradables que hay) cuando me topé con uno, que cayó al Blog colectivo y lo firmaba un tal Juan Ignacio:

Hola. Mi papá es un enfermo de Parkinson. Lo operaron y el período de la batería se agotó. La operación cuesta 117.000 pesos. Hoy está postrado en un sillón y no se puede mover por sus medios. Trabajó 32 años en Entel. Su obra social es Ostel. Presentamos un recurso de amparo y la jueza falló a nuestro favor, pero Ostel no cumple ¡¡Y MI PAPÁ SE ME ESTÁ MURIENDO!! ¡¡¡Que alguien haga algo con estos chantas...!!!


No fue la primera vez que me cruzaba con una historia así de dolorosa, pero esta me tocó una fibra especial: probablemente porque el crack de mi abuelo paterno padeció el Parkinson varios años.

Decidí no publicar el comentario. "Por favor -le contesté a Juan Ignacio-, danos todos los detalles posibles del caso así tratamos de dar una mano."

Una hora y pico más tarde tenía en la bandeja de entrada un correo con un relato asperísimo y tierno, desesperado y corajudo.

"Ya mismo me pongo en campaña para ver qué se puede hacer", le dije.


En el café del diario le comenté el tema a mi compañero Maxi Palou y al toque nos entusiasmamos: se trataba de una de esas historias con las que -como dicen los yanquis- el periodismo hace la diferencia.

Así, a cuatro manos, surgió una nota de tapa que salió publicada hoy: se titula "A ponerse las pilas".

11 comentarios:

Ro dijo...

Me encantó la nota, cómo cuentan la historia y cómo eligieron adecuadamente palabra por palabra..
Lamentablemente hay hechos que llevan a que se tengan que escribir este tipo de notas, ¿no?

Es terrible lo que le pasa a esa familia. No me puedo ni imaginar lo que deben estar pasando y al leer la nota me dieron ganas de ir a buscar a alguien de Ostel para cagarlo a pedos porque no cumplen con lo que se determinó que deben cumplir..

Que la burocracia nos consuma la humanidad es una verdadera pena.

Ojalá se pueda hacer algo. Si sabés qué no dudes en comentármelo.

Beso AEZ!

Colo dijo...

Ojala que llegue bien al dominio público asi los de Ostel "nos les quede otra" que hacerse cargo.

Que bajon decir "no les quede otra" cuando es su obligación. Por bueno, estamos en Argentina, y "no nos queda otra" que convivir con estas cosas. Por suerte, hay gente como vos que se ocupa de dar una mano.

Saludosss!!

Natys! dijo...

Es muy lamentable tener que leer este tipo de notas, a pesar de sentir que se está haciendo un bien a quien de verdad lo necesita. Lo que siento es que esto no debería pasar, si cada uno de nosotros asume las responsabilidades.
La historia es desgarradora, de esas de las que a nadie le gustaría formar parte y de la que todos sabemos que podemos ser partícipes algún día, y creo que ahí esta el punto a tener en cuenta, nadie tiene la vida comprada a la perfección y es por eso que no se debe mirar hacia otro lado cuanto cosas injustas, muy injustas como esta suceden.
Lamentablemente en nuestra Argentina encontramos de estos temas por donde se mire, por suerte también encontramos estos gestos.
Ojalá esta empresa que se hace la indiferente deba pagarle a esta familia, ojalá esas 'personas' que dirigen la empresa jamás necesiten de la responsabilidad de nadie.
Cuando voy a cursar todos los días me pregunto si esta carrera servirá para algo más que dar malas noticias como se acostumbra en la actualidad, y viendo cosas como esta es que siento que si es posible usar las herramientas de la comunicación para algo más, mejor y humanitario.
Saludos Abel!

Silvana dijo...

Excelente la nota, y mejor aún el gesto "periodístico", ojalá puedan hacer la diferencia :)

AEZ dijo...

Muchas gracias a todos por sus palabras.

Ro: colar de vez en cuando este tipo de notas hace que el periodismo me enamore más todavía.

Colo: tenés razón, pero el "no queda otra" tiende a paralizar. Hay que tener cuidado con eso, creo.

Natys!: ¡claro que se puede usar la profesión para cosas piolas! Depende de cada uno.

Silvana: me parece que al exponer el caso ya ganamos algo. Pero además, la seguimos y la obra social deberá responder. Veremos cómo sigue.




De paso les cuento que (más allá de la apelación que metió Ostel) Rubén será operado este miércoles en Buenos Aires.

Decenas de vecinos del pueblo se acercaron a dar una mano para juntar la guita. http://bit.ly/hoYSh4

Mientras tanto, seguirá la batalla legal para que la obra social pague la intervención.

Anónimo dijo...

Paradójicamente algo que no debiera ser el eje de una nota, produce sensaciones tan contradictorias como impotentes, y al mismo tiempo una sensación balsámica (?) que oxigena la jornada y la semana.

No se si es deseable, pero supongo que es parte del ying y el yang, que matizan los momentos más jodidos que atravesamos.
Sería interesante se colaran mucho más historias de este tipo en cualquier redacción. Menos mas de lo mismo, y mucho más empatía, por lo menos, para quien no se anime a jugar el corazón.
Me pregunto qué sucede a muchos periodistas a los que estas historias no llegan a tocar "alguna fibra" que mencionas. Y entonces los anónimos siguen peleando y otros permanecen ciegos. Ojo, no es azaroso.
Por eso me quedo con quienes se sacuden un poco, y corren el velo.
Me gustó la nota y el tono, y los colores que eligieron. También.

El sabor se definirá luego. Pero soplaron aires de justicia. Y eso no es poco.

Abrazo,
G.

Natys! dijo...

Entré ayer y nada, entro hoy y me encuentro con esta muy buena noticia, que felicidad, bien por Rubén y su familia, lo bueno es que les va a poder pelear de pié a los chantas!
Saludos!

Ani dijo...

Felicitaciones a mis colegas y mucha fuerza para este hombre y su familia. Dignísimo aporte. Lo de tu abuelo ya me había movilizado, Abel. Esto es indignante pero tiene ese costado solidario que lo redime.

AEZ dijo...

Gurisa: ¡claro que no es poco! No sé, insisto: adoro pegar de vez en cuando este tipo de historias en las que modificás algo en la realidad.

Natys!: ¿ya viste que la obra social JUSTO AYER decidió hacer el depósito? Ja: http://www.lanueva.com/edicion_impresa/nota/23/02/2011/b2n084.html

Ani: ¡gracias! Y ojo ahora, a ver si meterte en el grupo te contagia, jejejejeje.

Virginia dijo...

Soy Virginia, la hija de Ruben Rodriguez, simplemente agradezco mucho todas las notas publicadas, por supuesto que hicieron la diferencia.
Acabo de venir del Sanatorio, mi papá está muy bien y contento, mañana lo voy a buscar al mediodía y me lo llevo al médico para su primer consulta.
Muchas gracias a todos. En este país tenemos que luchar con estas cosas, pero como comenté en mi face, por suerte hay mucha gente linda que lo habita.
Gracias de todo corazón por publicar estas notas que hicieron la presión extra que necesitamos. Les cuento que mandé mail a todos los medios, hasta hicimos una nota para que la televisen, pero solo La Nueva Provincia estuvo con nosotros. Eternamente agradecidos.
saludos
Virginia (Manu me mató con lo del chanchito, ahora se va a gastar su plata en una patineta)

AEZ dijo...

Virginia: y yo te agradezco de corazón el mensaje, que es un mimo enorme. Y como te dije en Facebook, me alegra mucho más que tu viejo esté recuperándose. Saludos para vos y la familia.