jueves, 26 de febrero de 2009

478. Preparo, apunto y fuego (3) -especial carnaval-

(Desde Buzios)

[Me vine hoy a la madrugada a estas playas por tres días:
necesito descansar del carnaval y ME URGE mergulhar.
No podía irme del Brasil sin usar mi luneta y esnórquel, no.
Acá dejo los apuntes de la maior festa popular do mundo.]


1.
Cuando el carnaval arrancó se me aguaron los ojos.

Ni idea por qué.

Y al principio reprimí el llanto. Ni idea por qué. (Después largué todo.) Me lo puse a pensar mientras hacía fuerza, también cuando me levanté al día siguiente, al otro de nuevo y ahora que escribo esto.

Pero ni idea por qué.


2.
Sambódromo se le dice al complejo de tribunas y palcos que le hacen sándwich a la calle Marqués de Sapucai, que es por donde desfilan las Escolas de Samba. Entran unas 70.000 personas: "Una ciudad pequeña", me dijo Armando Martins, el coordinador del Centro de Prensa.

Justo este año el Sambódromo cumplió 25 desde su inauguración. El diseño le pertenece al arquitecto brasileño Oscar Niemeyer, quien en diciembre festejó 101 de vida y pese a que anda bien de salud no quiso saber nada con presenciar la fiesta: "Es un quilombo", dijo.


3.
A ver, pará. Ordenémonos.

El Carnaval de Río dura varios días. Pero dos son los clave: domingo y lunes, cuando sucede la competencia central de las 12 escolas que integran el llamado Grupo Especial. Que vienen a ser las que juegan en Primera, porque, sí señores, hay ascensos y descensos y divisiones A, B, C, D...

Las principales, entonces, desfilan seis un día y seis el otro. Cada una tiene hasta 82 minutos para recorrer los 700 metros de la pasarela. Obligatoriamente las integran:
a) una comisión de frente -de 10 a 15 "maestros de ceremonia"-,
b) una batería -conjunto de percusión con unos 250 integrantes-,
c) carros alegóricos,
d) alas de integrantes -los centenares que van disfrazados y a pie, desfilando y cantando y a veces sambando y ejecutando coreografías-,
e) una pareja que porta la bandera oficial de la escola,
f) un enredo -la temática que elige representar cada grupo-, y
g) una samba enredo -la canción con la que se desfila, interpretada en vivo una y otra vez y otra y otra y otra y otra...

Este año, batallaron en el Grupo Especial las escolas Imperio Serrano, Grande Rio, Vila Isabel, Mocidade Independente, Beija-Flor y Unidos da Tijuca (día 1), más Porto da Pedra, Salgueiro, Imperatriz Leopoldinense, Portela, Mangueira y Viradouro (día 2).

Yo hinchaba por Mocidade Independente por tres razones: 1) me gusta el concepto que cobija su nombre, 2) se mandó un enredo sobre los escritores Joaquim Machado de Assis y João Guimarães Rosa, y 3) la parió MAL con varios contratiempos.

Pero, con su obra sobre el tambor, ayer se supo que ganó Salgueiro. En fin: por lo menos tiene los colores de River. Peor habría sido que ganaran los bosteros putos de Tijuca, que, como es bien sabido, desfilan corriendo en todos lados.


4.
Si bien mi credencial decía "tránsito libre", fue un decir, nomás. Un típico decir latinoamericano: no pude subir a ninguna tribuna, ni visitar los palcos, ni moverme por la pista.

Igual encontré una forma de ver todo de cerquita: parado sobre los 30 centímetros de cordón que asomaban delante de las vallas de contención, bien en el comienzo y al lado de una salida de emergencia.

Era muy cerquita.

Tan cerquita, que las plumas de algunos disfraces se atoraban en mi cara y casi pierdo un ojo y ahora tengo rasguños mentirosos.

Tan pero tan cerquita, que cada madrugada terminé bastante mojado, medio embarrado y un poco perfumado.

Tan pero tan pero tan cerquita, que las negras que sambaban me rociaban sus abundantes sudores.


5.
Ah, las negras que sambaban... mãe de Deus!!!!!






O sea: no-se-pue-de-cre-er.

Ellas iban más o menos tranqui, con alguna telita irrisoria tapándoles algo, haciendo pendular sus caderotas encima de tacos de 20 centímetros. Hasta que sucedía una de dos: o la canción llegaba a su parte más rítmica, o una cámara (aunque sea de celular) les apuntaba. Entonces, listo. A la mierda todo. Agarrate. Terremoto total tribal: posesas, como sufriendo un ataque de mil voltios, bailaban sus carnes vuelta y vuelta.

Me daba un hambre de la puta madre.


6.
Por las dudas aclaro: literalmente me daba hambre.

A mí no me cuadra el estilo de mina que se impone acá: la mina con acoplado, esos culos generosos y respingados. Tipo contrabajo, ponele.

Ojo, no es que me cabe el charango rodilladeterista. Qué sé yo: dame un violín. O una viola. De última, una guitarrita criolla. No me des un arpa ni muerto, pero.


7.
En carnaval hay tal exhibición de culos y tetas que se pierde la mitad del erotismo normal.

Bué, un tercio.

OK: un poquito, se pierde. Pero se pierde, eh. Posta.


8.
Los diarios dicen que hubo un montón de famosos en el Sambódromo.

El grosso de Kevin Spacey, por ejemplo. O Sylvester Stallone. Y celebrities locales incluido Lula Da Silva, quien participó por primera vez desde que llegó a la presidencia en 2003.

Pero yo al único que registré fue a Roberto Carlos. Al pusilánime de Roberto Carlos. De pibe mi viejo me lo hacía escuchar (creo, igual, que le gustaba más a mi mamá: saudade) y aprendí a detestar prolijamente su música y su lírica melosas y pedorras.

En un momento pasé relativamente cerca y lo miré y creí que me saludaba.

-¡Conseguite un millón de amigos en Facebook, salame! -le grité, un poco sacado.


9.
Mocidade Independente empezó con un chabón vestido de verde cayéndose desde una estrella ubicada a tres metros del piso. Luego lo aplastó una biblioteca de utilería.

Pensé que era un tremendo efecto, pero no: el "¡Ooooohhhhh!" horrorizado de la gente me avisó que era un tremendo defecto. Una desgracia, bah.

Pasó al lado mío. Escuché el dolor del tipo. Y vi cómo la mayoría, en lugar de ir a socorrer, pelaba celular y sacaba fotos. Yo me paralicé dos segundos y después pelé celular y saqué fotos.


Los bomberos y algunos auxiliares levantaron la estructura y el chabón salió de ahí caminando, con dos o tres golpes. Lo llevaron al hospital por las dudas. Después me enteré de que era el director artístico de la Escola de Samba (llamado carnavalesco), y que se había subido a la estrella para sofocar un principio de incendio.

Encima, un par de veces a la comparsa se le quedaron las carrozas alegóricas... Un año de laburo, millones invertidos y tanta adrenalina para que te manquen una dirección hidráulica o un motor defectuosos. Por eso también, ¡aguante Mocidade! El próximo carnaval es nuestro, de una.


10.
Cuando se anunció la llegada de Beija-Flor (la escola que quizá sea la más conocida fuera del Brasil y que esta vez buscaba otro tricampeonato) hubo un pequeño momento de vacío. Aunque ya eran las cuatro de la mañana, la expectativa estaba soplando en el viento.

Y los tipos respondieron con una aceitada maquinaria de márketing, tirando remeras y banderitas a la tribuna.

Incluso Neguinho -el cantante de la samba enredo, que todavía no se recuperó de un cáncer en los intestinos-... ¡¡se casó en vivo y en directo en el Sambódromo!!

Demasiado vale tudo en el show: por eso me gustó que salieran segundos, que perdieran por un solo punto.


11.
Como dije, aguanté 12 horas cada día parado como un granadero y con mis respectivos calambres. Pero sin siquiera un sorbito de energizante (porque una lata costaba 18 reales = 25 pesos) o una mísera raya (porque hay que decirle "no", eso es de losers, y porque parece que ya se la había tomado toda Roberto Carlos).


12.
La Policía Militar del Estado de Río de Janeiro (PMERJ; pronunciate esa sigla: da onda arcada, ¿no?) recibió aclamación popular. No los centenares de agentes que estaban ahí para cuidarnos -y cobraron hasta 850 reales por noche-, sino los integrantes de la banda de música.


Mientras ocurría la ovación pensaba que claro, las bandas de música casi siempre caen simpáticas.

Pero al toque concluí en que no podía ser por esa razón, nomás. Y después se me hizo evidente: los tipos te tocan Cidade maravilhosa y Aquarela do Brasil. ¡Y hasta el Himno Nacional tiene más onda que cualquier canción nuestra...!


13.

"El empleo que sueñan todos los hombres", tituló el diario O Globo una nota sobre el ladri de Betto, un supuesto capo de la pintura corporal.

¡Andá, chanta! No te hagas el artista: seguro te llamás Alberto Pérez y naciste en Parque Patricios. ¡Atorrante!


14.
Exclusiva para Ani:



15.
Me preguntaron ya varias veces que qué onda, qué me había parecido el carnaval. Dije, invariablemente: "Mucho mejor de lo que esperaba, con certeza".

Pero tampoco es por eso que se me emocionaron tanto los ojos, ahora que lo pienso de nuevo.

Y ahora que lo pienso de nuevo, tal vez importe más que eso pasó, y no por qué.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Suspirando, me dejaste. Y por eso se salva de alguno rasguño. Je.
A ver, me gustó la idea del muchacho de verde que cae (no el hecho,obvio) de una estrella, creo, y quiero ver caer uno...
Me gustó que le roce, por lo menos la música carioca,y lo sensibilice.
Y ud. no es tonto, como no le van a gustar los violines,(je) son sutiles y prodigiosos, y te envuelven. No salis ileso de esa.
Ahora porque pegarle al tipo que pinta esculturas vivientes,je, solo se entiende desde la mirada masculina de alguien que tiene que contarla (y se muere por estar en su lugar, jeje.) No es chanta por eso, y en todo caso porbá a pintar un cuerpo, a ver como te sale y entenderás el sentido estético de la 'cosa'. O no.
En fin, me gustó mucho el relato, sobre todo el final, porque se lo permitió y admite. No merece análisis alguno. SUCEDE. Y hay que dejarlo ser porque, a ver si entiende de una vez, es lo que marca la diferencia entre un primate y los mortales que se dicen humanos.Que se repita!

Abrazo,

G.
pd. qué grata la 'vibra' que emite estos días. Atesorala!

diego dijo...

Una vez lo vi a Roberto Carlos en el aeropuerto de Sao Paulo y estaba notablemente duro. Además tenía el pelo más tuneado que De la Sota.
Pero un gato en la oscuridad me parece uno de los más grossos temas de (des)amor de la historia de la música popular.

AEZ dijo...

Gurisa: usted suspirando, me gusta eh? Gracias. Obvio que al atorrante que pinta tetas lo castigo por envidia!! Ya le va a caer un tipo verdoso de una estrella. Beso.

Diego: eeeehhhhhh, pará, volvé que te fuiste al jocara!!! En fin, sobre gustos... A mí el tipo me subleva, en serio. No-lo-so-por-to. Abrazo.

diego dijo...

Se ve que no quedó claro: Roberto Carlos es uno de los más grandiosos compositores que dio esta parte del continente. He dicho.

carnavalito dijo...

1. El que se quema con pucherito de gallina ve un manojo de plumas y llora.

2. Roberto Carlos tiene una canción que se llama "Amada amante" que me da ganas de matar. En serio. Sacrifaré al primer inocente que se me cruce si el destino me hace escuchar esa mierda otra vez.

3. Mejor laburo que el de Beto resultaría ser el que les saca la pinutra a las muchachas. (¿Te va "Abelito, el "despintador"?)

4. ¿Qué se come en el sambodromo? ¿Tutuca, girasol, palitos?

Ani dijo...

Ey, en Brasil ay garotas que vuelan en las telas!

Qué loco, qué loco, que sólo nos conozcamos las caras por algún cruce forzozamente frío en el buffet (como casi todo en la empresa) y que sin embargo vos viajes a Brasil y unas garotas danzando en el aire te hagan acordar a esta ciudadana bahiense.

¡Gracias!

Fue muy lindo encontrar la foto(acompañada de la palabra "exclusiva", ejem)

No nos conocemos y sí. Por tu manera de contarla hasta me sentaría con LA TIPA a charlar de la vida (ojo, la relojearía por las dudas,toda persona que conserve una cabeza de payaso como adorno, es sospechosa)

Emocionarse es llover.

Anónimo dijo...

Hola Abelito....este año fui al carnaval de Gualeguaychu y me parecio ESPECTACULAR, me imagino el de alla. !!!!!!!!!!!
Que lo sigas pasando lindo...
Y animate a las plumas, me anime yo !!!
Beso grande , Agos

Anónimo dijo...

A ver, se me ocurren varias opciones como hipótesis posibles de su llamativa desaparición por este rincón, que suyo es, por cierto.
1. Se lo morfó una garota literalmente hablando.
2. Se la morfó ud. y se dio cuenta que era mucho. Y ahora no se puede mover.
3. Se perdió buceando en Buzios.
4. Porque se cruzó una sirenita y ud. creyó (por un instante) que era de carne y hueso.
5. Resultóse ser un pez más grande que lo dejó maltrecho.
6. Una posible intoxicación comiendo 'bizarriedades'.
7. Un coma alcohólico del que no lo salvaron ni un simposio de todos los santos que reinan en el vecino país.
8. Jugó a ser el hombre araña y está, ahora, detenido.
9. O lo detuvieron en frontera trayéndose vaya a saber qué cosa.
10. O algo más cercano a voce,está cuasi deprimido, por que el sueño carioca terminó, y hubiera preferido que sucedan alguna de las anteriores y tenía el pretexto de cargárselas a ellas, a esas sensaciones de mierda que a veces a uno/a la inundan. Y ni ganas de.
Repóngase, carajo, y haga algo, que tengo un día para olvidar y hasta el momento no hicieron otra cosa que decirme pelotudeces. Discúlpeme, a veces, también me sucede. Y pasé por acá para ver qué onda. Y...

Abrazo,

G.

Anónimo dijo...

Ah, entiéndase imaginé me iba a divertir con algo. No pedía otra cosa. Por favor, faltaba más.

Cariños.
G.

AEZ dijo...

Diego: quedó claro. Qué pelotazo, mamita querida...

Carnavalito: 1. Cuac. 2. Y yo te sigo: compartamos el crimen, dale. 3. "Abelito, el despintador", qué flor de idea. Compro!! 4. Garotas.

Ani: y bué, en "Etcétera" de vez en cuando llueve, vio? De nada, usted lo merece. Supongo. Beso.

Agos: yo me animo a casi todo, vos sabés. Pero plumas... para qué? Se puede vivir de otra forma el carnaval!!! Besote.

Gurisa: jejejejejejejejeje, qué hachedepé, me hiciste cagar de la risa con las opciones...!!! Ya vuelvo. Pasa que por unos días (en Buzios) me la pasé abajo del agua y sin tiempo ni ganas de escribir. Y ahora, de vuelta en Río, ya sufro saudades. En un rato me tomo el avión a la Argentina, recién vengo de Ipanema y ni me da. Beso grande.

El Narrador dijo...

que buenas tetas, che

Anónimo dijo...

Bue...espero que la eva(cuac)ión haya sido limitada, digo, por el viaje. Jeje.
Me parece que ahora SI se viene la opción 10!! se viene... no se enoje, si quiere le mando otra:
11.haga de cuenta que soy un cilindro que facilita helio, jeje y tómese una dosis. No me sobra actualmente, pero no quiero le duela tannto.

Beso grande,
p.d.Ojo, no se infle tanto que va a salir despedido por el cosmos bahiense.Jeje.

G.

AEZ dijo...

El Narrador: ¿cuáles? ¿DÓNDE?

Gurisa: ¡¡¡dame helio!!! Daaaaleeeeeeeeeeee... Las consecuencias no me importan. Beso.