miércoles, 24 de noviembre de 2010

735. Nunca vayas virgen al encuentro


"El momento en el cual una crónica periodística se vuelve un mero ejercicio estilístico es onanismo puro.

"No creo en la primera persona como un dogma [...] no creo que sea ni necesaria ni imprescindible. Yo intervengo en las crónicas pero las crónicas no son sobre mí. Es un límite medio difuso pero importante. Estoy, pero no me detengo demasiado a construir mi personaje.

"No se puede ir totalmente virgen al encuentro, pero también es conveniente no perder cierta capacidad de asombro, no estar del todo mediatizado, ver qué te pasa a vos más allá de todo lo que viste, sabés o las ideas preconcebidas. A veces tu propio desconcierto, tu dificultad para comprender algo puede ser un elemento que sume.

"La crónica es un espacio que exhibe, más que ningún otro, la vulnerabilidad del periodista. El periodista no tiene por qué saberlo todo y hasta comparte su ignorancia y sus dudas con el lector. Eso lo hace más humano. La crónica periodística permite asumir que no sabés todo y que nunca lo vas a saber. Tus opiniones sobre las cosas son subjetivas, te ves implicado en los acontecimientos. Eso les pasa a todos los periodistas, pero en la crónica no se esconde: es saludable no esconderlo. Es más sincero."



Daniel Riera, periodista y escritor argentino, editor de la revista Barcelona y ventrílocuo, en una entrevista para Eterna Cadencia. Riera va a dar una charla hoy a las 20 en la Alianza Francesa de Bahía Blanca.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo.

No hay mucho para agregar, lo expresa clara y metafóricamente. También.
Ahora, encantó que toque algo tan sutil y complejo como las vulnerabilidades. Interesante tener claro que hay instancias en las que quedamos desnudos, MUY a pesar del deseo y la intención, de querer jugar con las palabras y pretender engañar al lector. No hay modo. Las fisuras dejan, afortunadamente, develar lo que no podemos parir de otra manera. O si. También es nuestro juego con los espejos y fantasmas. Propios y ajenos.
Ya lo creo que bien saludables resultan algunos encuentros cuando no sujetamos el devenir de una historia.

Lindo regalito para el día, ja.

Abrazo,
G.

AEZ dijo...

Gurisa: a mí también me pareció MUY interesante lo de la vulnerabilidad del periodista, pero decidí titular con lo de "no ir totalmente virgen al encuentro" porque tenía más impacto, jejejejeje. Editor al fin. Cuac.

Ani dijo...

Coincido con ambos...

Lo de la vulnerabilidad es muy bueno. Uno puede ir con pre-juicios, datos, información...pero lo que dicta la sensibilidad, el ojo, es lo que marca la historia que se quiere contar o cómo se la quiere contar.

PD: usted puso la palabra virgen en el título porque sabe que en los criterios de búsqueda van a caer varios giles. Ja. Con esto de que vienen por estos lares en busca de pitos famosos, se agrandó Chacarita.

Anónimo dijo...

creo que con mi estimada groupie en otras vidas nos cruzamos, me sorprendo una vez más... de pensar en sintonía. Ayer se pasó, pero tomé por otro lado.

De todos modos, totalmente de acuerdo con que su título fue -consciente o no-intencional...ja. Any, ya no le alcanza con el festín de los falos famosos, sigue por la proclama de los devotos que van al encuentro de vírgenes. No digas que no te avisamos. Será motivo de un futuro post. Agendalo.
Y no intentes pasar por inocente porque te inmolamos nosotras...jaja

Cariños a ambos.

G.

AEZ dijo...

Ani y Gurisa: JAJAJAJAJA, ¡¡me descubrieron!! Qué sintonía con las groupies, eh...

Ani dijo...

ja jaaaaaaaa qué divertido! me reí mucho. Cariños también a los dos.