lunes, 10 de noviembre de 2008

422. Gran finde ilustrado

[A Funes algo le causa gracia, Molina trata de hablar, Fausto hipnotiza al micrófono antes de estallar, Budassi espera turno, Sagasti se hidrata.]



Fausto no paraba de berrear y entonces su papá, Ignacio Molina, pidió que alguien por favor abdujera al bebé. De otra manera no podría seguir leyendo.

Un día Molina tenía que venir al viento de su natal Bahía a presentar el libro de relatos Los estantes vacíos (Entropía) y ocurrió este sábado, en el ambiente colonial de la Casa de la Cultura, durante la Feria de Editoriales Autogestionadas (FEA).

Un día pifió un tiro clave jugando para Napostá contra Bahiense del Norte y lo consoló un rival flaquito y narigón al que le decían Manu. Un día casi se hizo millonario. Un día de 1982 le quedó silueteado el recuerdo más gráfico sobre Malvinas. Un día divagó con Mairal la historia de un adicto a los quioscos. Un día se meó en la cama y huyó.

El maestro de ceremonias que habita en Lucas Oliveira cazó el micrófono y si hubiera ofrecido el elixir de la juventud yo le habría comprado una caja. El tipo vendió a Molina como si en realidad Molina fuera el borgeano Funes.

-Molina se sabe todo su libro de memoria -dijo. Y desafió al público a leer una frase cualquiera de alguna de las 192 páginas de Los estantes vacíos. Molina se concentraba y la continuaba.

(Debe estar literaria y circensemente muy bueno lo que ocurre cuando se junta el Quinteto de la Muerte. Ya voy a ver.)


Si Sonia Budassi no colapsó en un patatús más bien poco copante fue porque entre los pañales de Fausto también viajaron las copias recién horneadas de su libro Los domingos son para dormir (Entropía).

Cuando llegó su momento además lucía relajada porque estaban familiares, Sebastián, otra gente del palo, y porque el escritor bahiense Luis Sagasti había preparado un texto maravilloso para saludar su pluma: una pluma que le mete "formidable ritmo" a una serie de relatos que viene a inaugurar un "costumbrismo de las grietas" y qué cuento del recontracarajo es "Seis menos dos", mamita querida...

-La persona inteligente no es canuta -agradeció Sonia, repitiendo una verdad definitiva que le había tirado un amigo.


Los domingos son mejores cuando en vez de dormir te comés un asado y te tomás un vino con buena gente y charlás de literatura, de periodismo, de la vida.

Anfitriona Sonia, cocinero Funes Oliveira y mesa larga con Gustavo López, Morfes, Molina, Unibaso, entre otros.

Para coronar la bahiensidad lo pinché un poco a Molina y listo, a la cancha. Funes, que le pone onda como loco, se prendió a ver básquetbol por primera vez. Estudiantes-El Nacional, en vivo y en directo desde la catedral.

Yo no tengo simpatías, pero a Molina le cabe el albo, Funes flasheó con el vértigo de La Bella (lo bautizó La Tromba) y entonces el Tano quedó en inferioridad celeste y riendo último. Par-ti-da-zo. Una pena que Molina y Funes se perdieran el final cerrado porque si no se perdían el bondi a Buenos Aires: en lo que a mí respecta, gané experiencia relatando vía mensajitos de texto.

Y gané un gran fin de semana ilustrado, también.

9 comentarios:

el espacio real dijo...

...aguante el celeste...

Molina dijo...

Gran resumen, Abel. Y gran fin de semana. Esperemos que se repita.

Y con respecto al final cerrado: sos el Victor Ungaro (o el Rubén Coleffi) del mensajito de texto.

Recibir y sufrir por un mensajito de este tipo (81-84, 8 seg, bola. Est): eso es bahiensidad.

(bahiensidad que se completó cuando salí a la vereda a tomar una gasesosa con Fausto y saludamos a Scooby que entraba solito a ver el último cuarto)

Abrazo

Matías dijo...

Tenés razón con las dotes de vendedor de Oliveira. Me llevé el libro de Molina bajo el brazo, después de una muy buena tarde de sábado.

AEZ dijo...

El espacio real: si usted lo dicen, mi querido... Pero, oiga, no lo vi en la cancha, ¿eh?

Molina: se agradece. Todo. Un placer. (Menos el apodito. Ojo que te empiezo a llamar, no sé, "El Rainman de la joven guardia" porque te sabés tus textos de memoria...) Abrazo para vos y un "Sawyer" -o una cabeza rapada- para Fausto.

Matías: ¿viste? Yo creo que el tipo se haría rico si hiciera libros de ayuda para el vendedor ambulante. Y después, lleno de guita, podría literaturear a morir.

Funes dijo...

Y no sabés... acaba de llegar un container al Puerto de Buenos Aires... unos ciclomotores Zanella... hermosos, todos rosados. Vienen con una botella de Bardhall anticongelante.
Y si lo aceptás dentro de los próximos tres días, te lo mando con el motor y todo...

Vos fijate: ofertón padre, querido! Paaadre!!

el espacio real dijo...

...a la cancha no voy desde que se fueron a monte...

...me siento traicionadao (aunque después festeje los triunfos)...

AEZ dijo...

Funes: compro, ¡¡¡cooooomproooooooooooo!!! Es más: déme dos. No, mejor tres. Pero ya, que soy ansioso. Abrazo.

El espacio real: ah, como vos conozco varios que han tomado esa resolución, dolidos porque ahora El Nacional representa a LA SEXTA SECCIÓN ELECTORAL, jejejeje.

Quetro-Giornale dijo...

y conocio a las niñas quetrofileras...¿o ya se olvido de nosotras?

AEZ dijo...

Quetro: pero cómo olvidarlas... ¡Si de hecho ayer les dejé un comentario para decirlo! Eso sí: me hubiera gustado conocerlas más. No va a faltar oportunidad, espero. Besos.