miércoles, 26 de noviembre de 2008

433. Humor cordooooobés

(Desde Córdoba)


Yo, el Chalo,
soy un guaso tan puto
que escribí este mensaje.
Llamame!!!
153-94****





[En un baño del campus de la Universidad Blas Pascal.]

11 comentarios:

Anónimo dijo...

jojojojoooooo!!! relajadisimo el pibe eh?

Matías dijo...

No lo entendí.

AEZ dijo...

Anónimo: hay que ser bien macho para promocionarse así, creo.

Matías: ¿ni siquiera como aviso clasificado bastante escatológico? Qué barbaridad, esta juventud...

Anónimo dijo...

Alguien que se hace llamar el "Chalo" bien merece que le rompan el o...

Anónimo dijo...

por favor, qué niveles de intolerancia se huelen por acá...
demasiado fuertes, diría...
adhiero más al Chalo, que no se si es quien dice ser, pero se la juega, je. y de qué forma!!!.
Quien no se anima a jugarse por algo,(en este contexto) no puede juzgar a otros. También muy argenta la muestra.
Che,a todo esto, chequeaste? jeje

Besos
Gurisa. p/d. ¿cuál es el tema de llamarse Chalo?

AEZ dijo...

Anónimo: ¿y alguien que se hace llamar "Anónimo" y dice lo que vos decís qué se merece?

Gurisa: epa, tampoco me tire abajo a la audiencia de este blog, cuya mayoría es gente de bien (de bien armada paciencia) y elevadísimo nivel cultural. Beso grande.

Pablo dijo...

che, como es el tema? Llamás por teléfono y te cuentan el chiste? Dónde está el humor?

;P

AEZ dijo...

Pablo: en tu comentario. :)

alejandro dijo...

Para los que no entendieron el chiste...
La gracia esta en que no podés llamar al Chalo porque no puso el
teléfono completo!!! (el *** no cuenta como nro.)

Anónimo dijo...

a ver,para nada subestimo a SU audiencia, lo digo a menudo, es un placer pasar por acá, porque hay 'grosseses' -je- más que copadas. Sólo referí a percepción de intolerancia en porcentajes alarmantes... que es otra cosa.

beso,
G.

AEZ dijo...

Alejandro: jejejeje, en realidad decidí no poner el número completo por las dudas... Me contaron que el pibe realmente puso un aviso clasificado.

Gurisa: comprendido. Pero no se puede batallar la idiotez: el batallón de enfrente es interminable.