miércoles, 7 de enero de 2009

454. Mal de llagas





Pará un poco
de dolerme
Argentina
hacé el favor.









[Desde el balcón de La Tipa, un día de enero de 2009 a las nueve y pico de la tarde.]

8 comentarios:

Ani dijo...

A mí también me duele.

¿Mal de muchos consuelo de tontos?

Por suerte existen en Argentina abuelas como La Tipa que con sólo cocinarnos rico suelen calmar no sólo la inapetencia por malestar social sino un poquito el alma.

Ojalá el hombre de la foto tenga una como La Tipa.

Un metro y medio de dulzura...me mataste!

AEZ dijo...

Ani: yo no veo consuelo, che. Con un mínimo de sensibilidad social estas cosas (estas cosas: que haya gente que sobrevive con lo que vos tirás a la basura) no dejan de dolerte. ¿Vos también sos un metro y medio de dulzura? Cariños.

Natys! dijo...

tal vez voy a ser mala, pero te puedo preguntar algo? cuando lo viste haciendo eso, bajaste y le diste comida fresca??
no es que yo lo haga, pero no se, quizas es por eso que no adelantamos no?
lo primero que se me vino a la mente fue la famosa foto de kevin carter, que fatalista que estoy

Anónimo dijo...

me quedo con que compartas tu mirada, ni llena ni alcanza, por supuesto, pero nos mantiene alertas de la anestesia generalizada que sobrevuela y se hace carne. Por eso el Sr. sigue buscando por ahi. Porque casi nadie lo ve desde hace mucho. Lo peor, es que cada vez son más y entonces los convertimos en parte del escenario urbano, bajo diferentes nombres. Patéticamente argento.

Cariños,
Gurisa

Ani dijo...

Cuando tenés razón...

No hay consuelo, ni para esto ni para Palestina, ni para tantas desigualdades.

Duele, che. Da culpa todo. A mí me pasa eso.

Y no sé si de dulzura pero sí, apenas por siete u ocho centímetros sobrepaso el metro y medio.

Cariños recíprocos!

AEZ dijo...

Natys!: no, no bajé. No me dio. Cuando algún pibito me pide plata en la calle sí, le compro un alfajor o algo. Pero hacer algo no me quita el dolor. Y tampoco tengo la grandeza para involucrarme demasiado. Saludos.

Gurisa: por ahí pasa, exactamente. Usted me interpreta. Beso grande.

Ani: a mí culpa, lo que se dice culpa, no me da. En definitiva, no me creo en capacidades (como dije más arriba, y otras veces) para hacerme cargo. En fin. Y por lo que escribís y cómo, debés de ser un metro y 57-58 de dulzura, vos.

Ani dijo...

¿y por casa como andamos de dulzura?

Podemos poner un kiosko!

Un beso!

Baldosafloja dijo...

Que se estruje el corazón. Que se fuerce la garganta para pasar el mal trago. También eso es estar bien vivo. No naturalicemos lo que no es natural. Un tipo culo para arriba buscando despojos y sobras, un ministro de economía diciendo que el sistema de "goteo" hara que los "menos aventajados" reciban algo de dignidad capitalista.
Estas cuestiones nos sensibilizan, nos hacen sentir más humanos, nos acercan; tanto así que dan ganas de sentir.