lunes, 26 de enero de 2009

465. Madrugada antiestrés


M
e dijiste que estabas estresada y yo te dije Escabiate el viernes y chau, y el viernes me dijiste que no estabas en la cresta de tu lucidez y Si te bancás eso y las ojeras, dale como si me importara y encima cuando te vi yo no las vi, y me dijiste Pero yo las siento (las ojeras como cicatrices internas) pero qué barbaridad: una cerveza rica ahí y nos echan, otras dos medio flojitas en la esquina siguiente y nos echan, una más piola en el último bar de la cuadra y nos echan, entonces nos venden las dos finales -onda caridad- y nos echamos nosotros con las botellitas de Red Lager en la plaza del teatro a gritarnos un poco pero sin aturdir la inteligencia, a batallarnos buena onda porque eso desestresa, a tirarnos con la verdad y la mentira y el periodismo y la literatura mientras en la madrugada sudorosa la farola de la calle tartamudea y el cañón nos cuida las espaldas silenciosamente y el habla cabalga y tus piernas parecen de cinco kilómetros y ya no tiene sentido que te acomodes el flequillo dorado ¿no sabés todavía que hay que hacerse amigo del viento de Bahía? y no: Caminando no te vas, no seas loca, me impongo como un macho patético pero sólo quería evitarte un garrón que al final me comí yo y cuando lo vomité, tarde, quedé como un macho patético que no sabe cómo disculparse y ahora se me escapa una mueca bastante autoindulgente cuando veo que las dos botellitas de Red Lager siguen en los escalones de la plaza y te digo que son recuerdo de momento teen y tierno y del asueto de la empresa recolectora y vos me decís ¡Qué imagen!, yéndote.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

quien es ella????

bss

Anónimo dijo...

Fijate que me parece que te olvidaste los puntos en la plaza también.

Ani dijo...

Piernas de 5 kilómetros
flequillo dorado
acomplejada por sus ojeras (denota coquetería y que le gustás mucho)
literatura y periodismo
alcohol

Adán en el paraíso ¿no?

Muy lindo. Muy.

El viento bahiense llegó hasta mi oficina y voló mis papeles!

Ani dijo...

Me causó gracia el primer comentario...parece la canción de Perales versión mujer:

¿Y quien es ella....en qué lugar se enamoró de tí...de dónde es...a qué dedica el tiempo libre...?

Ja ja


La estoy cantando para adentro!

AEZ dijo...

Anónimo 1 (¿Carla?): ¿y a usted qué le importa?

Anónimo 2: fijate que me parece que te olvidaste un nick. Y si querés le pongo puntos suspensivos a tu comentario. Qué querés, che, salió un texto muy "escritura automática". Con perdón de Joyce, claro.

Ani: nah, nada más y nada menos que una amiguita "copante" y con mucha onda. ¿Vos sí le hacés cariños al viento bahiense? Qué buen sentido del humor tenés: a mí al principio también me causó gracia el primer comentario pero después no. Beso.

Ani dijo...

A mí también me gusta tu sentido del humor!

Como el Ananá con Jamón, agridulce, combinación que endulza pero no empalaga!

El viento me molesta siempre, menos cuando llega con palabras...y me transporta a madrugadas ajenas, como fue el caso.

AEZ dijo...

Ani: se agradece, pero jamón con ananá ¡nooooooooooooo! (No como nada agridulce.) Hacete amiga del viento, dale.