martes, 13 de enero de 2009

459. ¡Tomá de acá, matón liberal!


M
e fastidia hacer trámites, la burocracia omnipresente. Pero a quién no. Entonces para qué abundar en algo en lo que -calificativo más, calificativo menos- estamos todos de acuerdo.

La cuestión es que tengo que poner en orden algunos papeles de mi casita tan divina. Y decidí empezar por lo básico: el agua.

El sábado descubrí que el dueño anterior, un tipo muy considerado, dejó un muertito de 58 mangos. Me llegó un sobre con dos cosas: una boleta donde decía, bien grande y repetido, "USUARIO CON DEUDA", y una intimación prejudicial (sic) mediante la cual quedaba yo "debidamente notificado" de que si no pagaba me iban "a iniciar acciones judiciales".

Por 58 mangos.

En fin.

Ayer llamé al 0810 de ABSA, la empresa que desde 2002 está a cargo del servicio y que pertenece en un 90% al gobierno provincial y el 10% restante a los trabajadores.

Una máquina me confirmó la deuda y hasta me ofreció planes de pago. Igual, apreté botones para que me atendiera un humano porque (ya que estaba) quería hacer el cambio de titularidad. Una chica me dijo que debía ir al Centro de Atención Personalizada con boleto de compra-venta, DNI y una factura.

Eso hice hoy.

¿Podés creer que llegué a Zelarrayán 640, había sólo dos personas esperando -sentaditas, con aire acondicionado y tele-, me atendieron al toque, pagué la deuda, le sacaron fotocopia a los papeles, firmé un formulario y me fui?

Todo habrá durado, como mucho, cinco minutos. Y no es joda, eh.

Qué querés que te diga. Me alegré: me gusta cuando mi enano estatal le copa la cuadra y le moja la oreja al matón liberal.

9 comentarios:

Sonia dijo...

No esperaba un post así de su parte.
Me alegra de veras.
Que todo siga así, claro, eficiente, avanzando.

Anita dijo...

las maravillosas cosas que tiene eso de estar en la ciudad (cualquiera sea) en los meses de verano.
Una maravilla!!! y un trámite aburrido pasa a ser parte de lo bueno del día!

Fodor Lobson dijo...

La verdad es que se le debe haber quedado una cara de sorpresa... ¿cinco minutos para hacer un trámite por un servicio?
¡Vamos hombre! ¡esto es casi inmoral!

(cuack)

Ani dijo...

Lo que debiera ser regla...termina siendo sorpresa.

Pero igual...bien por el enano estatal.

Sonrisa por esos cinco minutos!

AEZ dijo...

Sonia: es que soy una caja de sorpresas. ¿Por qué no lo esperabas?

Anita: totalmente. Y releyéndolo, ¡parece ficción! (Al menos acá en la Argentina.)

Fodor: jejejejeje, igual no me hago ninguna ilusión con los trámites que quedan: luz, gas, Municipalidad. Ya volverá todo a la burocrática normalidad...

Ani: el enano estatal manda saludos y dice que está en la edad del crecimiento y que le gustan los bombones de Quaker. :)

Anónimo dijo...

supongamos que la ciudad suele estar más tranqui, supongamos caimos en una jornada inusual, supongamos quien nos atiende tiene buena cara y le pone pila, y resuelve la cosa rápidamente -que es mucho decir-, supongamos que todo eso TAMBIEN sucede. Digo, porque no todo es lo mismo en ningún lado, y hay quienes están donde deben estar y responden. Aunque no sean una mayoría.Están. Valioso los ojos que lo ven (y pueden gozar y contarlo). Digo entre tantas pálidas cotidianas...

Besos,
G.

AEZ dijo...

Gurisa: esa es la idea. Yo fui resignado, pensando que iba a perder como cinco horas. Y no. Y me pareció justo decirlo. Beso.

Sonia dijo...

"Me pareció justo decirlo".
Ése es un buen leit motiv, un productivo grito de guerra, un objetivo que me interesa.
Qué bueno, A.
Le respondo la pregunta en otra oportunidad, no por histeria si no por una justa percepción de mi capacidad explicativa a estas horas.
Que esté bien!

AEZ dijo...

Sonia: empiezo a pensar que usted me cree un monstruo irrecuperable. Cariños, eh.