lunes, 9 de junio de 2008

327. Decí 33 (parte 2)


A
los 14 años empecé a ir a la cancha seguido para alentar a River: si tendré vueltas encima...

Pero hoy, con la número 33, tengo que decir que este es el peor River campeón que me tocó ver. Lejos.

Me dolieron los ojos y el alma. Y eso que tuve que seguir el grueso de la campaña por Internet, porque en Inglaterra no te pasan fútbol argentino ni a patadas.


Si mirás los números, lo de River parece irreprochable: se consagró una fecha antes de que terminara el torneo, 12 triunfos en 18 presentaciones, apenas dos derrotas, el arco menos vencido.

Pero si vas algo más a fondo, por ahí coincidirás en que:

* River no jugó ni un solo partido bien (bien: superando claramente al rival, juego asociado, pelota al piso, varias situaciones de gol, algún lujito... esas cosas).

* River no tuvo una identidad sólida y respetable y el técnico Diego Simeone -un tipo con suerte, que debe saber mucho de fútbol- cambió esquemas en relación inversamente proporcional a su vestuario siempre negro, y pifió bastante:

  • pifió al bancar a un Abreu que no la embocó ni con el arco vacío y a un Cabral que no paró de mostrar su falta de jerarquía;
  • pifió al sacar a Falcao de su hábitat natural -el área- para que se agotara colaborando en defensa;
  • pifió al borrar a Ortega -y luego lo tuvo que convocar de urgencia para que inventara algo-;
  • pifió al sostener al salame de Ahumada -que es un mediocampista más, casi tan picapiedras como era el DT- después de que se tirara contra la gente que llenó todas las canchas y aguantó siempre, pese a recibir muy poco a cambio;
  • pifió al creerse con espaldas anchas como si fuera un referente histórico de River, como si fuera un entrenador consagrado -OK: dirigió cuatro campeonatos enteros y ganó dos, pero el primero fue gracias a una inolvidable gallineada del Boca de La Volpe y este, el segundo..., bueno, este...-, como si fuera el último gran innovador táctico -ensayar experimentos ilógicos no te transforma en grosso, sino, las más de las veces, en un wannabe especialmente gil;
  • pifió al crisparse como un poseído en cada partido, con esos gritos desesperados que contagian nerviosismo;
  • pifió al agarrarse los huevos de cara a la tribuna para demostrarle no sé qué a un público que delira con los caños irreverentes y no con las patadas criminales.
(Claro que también acertó el Cholo, cómo no: el equipo iba para adelante -mal y feo, pero al menos iba, tenía la voluntad ofensiva-, consolidó al Enano Buonanotte, se rindió a tiempo ante un Burrito que pese a todo sigue siendo determinante, retrocedió por la fuerza con Abelairas luego de decirle en la pretemporada que no lo tendría en cuenta, recuperó a Villagra, supongo que habrá acertado también en cierta motivación de vestuario.)

* River no tuvo la solidez defensiva que aparenta estadísticamente: tuvo al mejor arquero del fútbol argentino, un arquero al que no quiero ver más porque siempre se quiso ir del club donde se formó, aun sin haberle dado nada. Y encima también boconeó.

* River ganó algunos puntos inmerecidamente.

* River perdió con Boca merecidamente. Y no ganó ningún clásico.


Me gusta salir campeón, claro que me gusta.

-No estás muy eufórico, che -observó mi amigo El papá de Felipe ayer, cuando salíamos del Monumental.

Y yo estaba disfónico (estoy disfónico) por gritar y gritar, porque me gusta salir campeón y hacía cuatro años que no pasaba, y le contesté:

-Esta vez no me gusta la forma.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

No te quites méritos. Salieron campeones contra Olivi, Mancinelli, Lujambio y Florit. Y Boca jugó medio torneo con jugadores consagrados como Noir, Boselli, etc. Vamos che, River es un digno campeón.

Boya

AEZ dijo...

Boya: el único indigno acá sos vos, que seguís chamuyando. Un monumento a la pavada.

Bruno Lima, dijo...

Boludo, como andás??
Si, claro, lo de Flu fue perfecto. Jajaja. Y con gol de Conca, viste? Ay che bostero... Mirá que distintos somos...

diego dijo...

No entiendo el primer afiche. Me siento un nabo... Y coincido con el análisis que hace el amigo, campeón feíto este. Pero campeón.

Anónimo dijo...

impecable analisis, coincido con todo y soy socio y gallina hasta la muerte!!!

Ahumada y Carrizo putos venehumo!!!

AEZ dijo...

Bruno Lima: hola, amigo, tanto tiempo... Me hubiera encantado ir al Maracaná con vos y gritar "ustedes van con la yuta, nosotros aguantamos solos"... Abrazo grande.

Diego: ¿el del truco no entendés? No te creo... Bueno, por las dudas: los bosteros tienen 22 campeonatos y nosotros, 33. Eso.

Anónimo: se agradece el cumplido. Y nos vemos en la Brown baja.

Diego dijo...

No había entendido el del pan y la torta. El de las cartas es el que más me gusta.