viernes, 27 de junio de 2008

338. Garcarino: garantía de vergüenza


R
esulta que cuando yo estaba fuera del país a mi abuela La Tipa se le empezó a mojar la cocina y descubrió que el agua salía de la heladera. La heladera es una Westinghouse modelo 1974, apenas más viejita que yo. La Tipa la adora: nunca la quiso renovar, la descongela regularmente, la limpia como si fuera un adorno chino, le cambió la gomita de la puerta 2.871 veces.

Entonces por enésima vez agarró la guía y llamó a un service, explicó el problema y esta vez escuchó: "Noooo, señora, no arreglamos esa clase de heladeras, ya no se fabrican más, ni repuestos hay, fijesé".

Llamó a otro, y a otro, y a otro, y a otro, y todos le dijeron más o menos lo mismo.

La Tipa no quería jubilar su heladera ("Para jubilada ya estoy yo, nene") pero no tenía opción. Resignada, aunque sobre todo triste y jubilada, dedicó unos días a recorrer comercios de electrodomésticos para comparar precios y facilidades de pago.

Se decidió por una cuya forma, sospecho, le recordaba a la Westinghouse 74. La tenían en Garbarino, costaba 1.600 pesos y podía sacarla en cuotas.

-Nunca me gustaron las cuotas, vos sabés, nene. Pero no tenía tanta plata ahorradita -me contó.

Volvió al negocio caminando alerta, con la cartera del lado de la pared (como siempre le recomiendo) y los mil pesos que había juntado en andá-a-saber-cuántos meses. Porque después de laburar toda la vida La Tipa cobra la jubilación mínima: unos 600 pesos a los que ella llama "Mi millonada".

Cuando llegó el momento de pagar, le dijo a la chica de la caja:

-Le entrego mil pesos y el resto en tres cuotas, ¿sí?

-¿Me podría mostrar el documento, señora?

-Cómo no. Aquí tiene.

-Ay, señora, no le podemos dar las cuotas.

-Uy, ¿en serio? ¿Por qué?

-Porque usted tiene más de 75 años.

-Ah, ¿y eso quiere decir que no puedo pagar?

-No, señora, claro que no. Es una disposición de la empresa. Disculpe, señora, nosotros sólo cumplimos órdenes.

-Qué lástima...

-Pero ¿sabe qué, señora? ¿Por qué no le pide a un pariente que le saque la heladera a su nombre?

-No, señorita, de ninguna manera. Yo no tengo por costumbre molestar. ¿Sabe qué? Acaban de perderse una clienta. Buenos días -dijo La Tipa, y se dio media vuelta y se fue: triste, jubilada y resignada, pero con un orgullo y una dignidad conmovedores.


Mi abuela La Tipa es literalmente capaz de estar sangrando y bancársela calladita hasta que no puede más: "Yo no tengo por costumbre molestar", te dice.

Apenas llegó a su departamento, agarró otra vez la guía y llamó al único service que quedaba en la lista. Y no le dio ocupado: "¿Qué heladera es? Ah, sí, claro, señora, cómo no. Mañana se la paso a buscar".

A los dos días su Westinghouse 74 estaba de vuelta, ronroneando de felicidad.

-¿Qué tenía? -le pregunté.

-Se habían pinchado las mangueras. Y además el hombre le descubrió otros problemas y arregló todos. Vieras qué bien funciona ahora...

-¿Y cuánto te cobró?

-600 pesos.

-¡¿Qué?! La Tipa, te recontracagaron.

-No, qué va...

-Abuela, el hijo de puta ese te sacó una jubilación entera, tu millonada, por cambiarle dos mangueras de morondanga a esa porquería...

-No, el hombre dijo que le hizo otras cosas. Y mi heladera no es una porquería, nene, cómo decís eso.

-Te afanó, abuela. Dame el número así lo llamo.

-No, Abelito, no: la heladera nueva costaba 1.600 pesos y él me cobró 600, así que me ahorré mil.


Como ya demostré alguna vez, me cuesta mantener la compostura frente a este tipo de episodios injustos. Con las disculpas del caso, digo:

Vergüenza debería darles.
Hijos de puta.

Todos: el service sorete que le curró 600 mangos a una jubilada y los inescrupulosos de mierda que les niegan crédito a los viejos.

-No se le desea el mal a nadie, Abelito -me reta La Tipa.

-Es mejor desearlo que hacerlo -digo.

Por eso, a vos, service sorete currero, ojalá que la próxima Westinghouse 74 que arregles te pegue una patada eléctrica y quedes impotente y babeando.

Y a ustedes, inescrupulosos de mierda que detrás de un viejo apenas ven una herencia, ojalá que se fundan como ratas y que a los 75 años y un día, solos y enfermos en este mundo, vengan a comprarme un nebulizador con el último aliento: se los voy a vender si son capaces de cumplir el test de Cooper haciendo la vertical. Ojo, les tengo fe. Al fin y al cabo, ustedes se apellidan garantía-de-confianza, ¿no?

9 comentarios:

Jose Fina dijo...

ah bueeeeeeeeeeeeee..... que asquerosos hijos de puta, nunca mas le compro nada..... saludos a La tipa, beso a vos.

Anónimo dijo...

¿Y si vamos hasta Garbarino y los cagamos a trompadas? Te acompaño. Mirá que yo no soy precisamente Mister Simpatía, pero los viejos y los chicos me pueden y cuando me llaman al diario o me piden algo en la calle no puedo dejar de parar y atenderlos. Y la empleada que se escudó diciendo es política de la empresa también es una hija de mil putas. Como odio a los que dicen "es política de la empresa". Como si ellos no tuvieran culpa de nada.

Boya

AEZ dijo...

Jose Fina: ya somos dos, seremos más. Gracias por los saludos; serán dados. Y el beso.

Boya: te salió el reaccionario de adentro, ¿eh? A mí me parece que denunciar esto y no comprarles más nada ya es algo.

En serio: ¿qué culpa tiene una cajera? Vos también te tragás sapos porque el diario tiene su política, y no te he visto cagando a trompadas a nadie ni asumiendo una culpa que no tenés...

Calmate, papá. Besos a tus niñas y buen finde.

Anónimo dijo...

me duele mucho (e indigna)un abuelo/a tenga que vivenciar esa sensación mas cercana a un preservativo que otra cosa -y peor aún-. Como si fuera poco no es una excepción el ejemplo, de los que sobran a patadas en este país... OJO, son muchos los bastardos. No te alcanzarán las puteadas, y tu abuela en algo tiene razón, no tires mierda porque vuelve,eso te lo aseguro.. todo vuelve hacia nos...y por algún lado lo sentirán los HDP. Y más allá de la garcada del técnico, hay cosas que no tienen precio, y no son deshechables. Entiendo está feliz porque la máquina marcha y eso basta.Los abuelos te dejan esas cosas que para este tiempo son absolutamente bizarras. Me quedo sintiendo lo afortunados que somos quienes tenemos esas joyitas humanas cerca del corazón.(el resto vomitivo. Publicar al respecto es un dejo de justicia. Creo. No alcanza, pero cagando a trompadas a alguien tampoco modificamos nada. Debemos elevarnos, no seguir cayendo POR FAVOR!!! mesura y estrategia!).
un abrazo,
Gurisa.

Anónimo dijo...

Otra perlita: ¿sabés quién es la cara de Garbarino? Manu Ginóbili. ¿Sabrá de esto?

Emmanuel Briane. dijo...

Me paso algo parecido, pero con mi vieja y las tarjetas de C&A, q loco un par de medias de mierda que encima mi vieja compro para activar esas tarjetas le salen ahora 35 pesos, cuando supuestamente si no usas la tarjeta no tenes ningun recargo, me RE-CARGARON.. o con las mismas letras ME RE-GARCARON..
En cuanto a lo de las personas que atienden es verdad que cumplen ordenes, pero hay veces que la caretean demasiado..hay veces que una puteadita no viene mal..por algun lado nos tenemos que descargar.
salu2

AEZ dijo...

Gurisa: "Mesura y estrategia" es un gran eslogan. ¡A elevarse, carajo! Beso grande.

Anónimo: sí, sabía. Pero tampoco me parece justo atacarlo por eso. Ayer justo lo discutíamos acá en el diario, y yo decía que al firmar un contrato habría que incluir una "cláusula de la conciencia" o algo así, para zafar de la atadura en caso de violencia moral.

Emmanuel: ¿sabés cuál creo que es el principal problema frente a este tipo de situaciones de mierda? Que la gente no acostumbra quejarse como debe, y las empresas lo aprovechan.

Fernando Cassia dijo...

Perdoná que me ponga en abogado del diablo, pero:

a) Vos sos técnico en heladeras? Si/No
b) Vos MIRASTE LA HELADERA para saber si habían cambiado alguna cosa más?
c) Le preguntaste a tu vieja QUE eran exactaemnte esas "otras cositas"?
d) Le dieron una factura, me imagino, detallando las reparaciones realizadas?

Porque por ahí "cambiaron unas mangeras" se referia a los caños de cobre, y tal vez hubo una carga de gas refrigerante.

Eso NO ES barato... no se si $600 pero $300 seguro.

De última no desesperes que FOPEA y la Prensa Libre seguramente estarán del lado del más débil...

;)

Más allá de esto... muy bueno el texto y tu amor de hijo que se nota.

FC

AEZ dijo...

Fernando Cassia: respóndote:
a) No.
b) No. Y si la hubiera mirado no habría cambiado nada, porque no tengo idea de artefactos eléctricos.
c) No.
d) No, ninguna factura.

Pero ponele que le cambiaron esas mangueras que vos decís y que debía costar unos 300 pesos. Entonces le cagaron 300 a una jubilada que cobra la mínima.

Ahora te pregunto yo:
a) ¿Deja de ser garca el service porque SÓLO le curró la mitad de lo que yo pienso?
b) ¿Cambia algo que yo sepa de heladeras frente a esta situación?
c) ¿Cómo llegaste al blog?
d) ¿Cómo hacés para mantener SEIS blogs?

Gracias por tus palabras finales, aunque en realidad no fue mi vieja la afectada sino mi abuela.

Saludos.