miércoles, 18 de junio de 2008

333. Palabras justas


P
alabras más, palabras menos
es un curioso nombre para darle a un emprendimiento periodístico.

Se trata de una frase que se usa cuando no sabés qué se dijo exactamente. O sea: le abre la puerta a la ambigüedad, esa dura rival de la rigurosidad profesional.

Como sea, a mí me gusta el programa que conducen Marcelo Zlotogwiazda y Ernesto Tenembaum los martes a las 23 por TN. Normalmente los dos, cada uno desde su costado (Zloto, más económico y Tenembaum, más político), hacen reflexiones interesantes, originales; preguntas filosas e incluso, a veces, repreguntas.


Anoche mostraron una entrevista exclusiva con el jefe de Gabinete Alberto Fernández, luego del discurso de Cristina Fernández.

Lo pasearon por todos lados. Y en el camino consiguieron al menos dos cosas importantes: 1) que asumiera que después de cinco años inexplicablemente no se tomaron aún ciertas medidas redistributivas como gravar las rentas financieras ("Es un tema pendiente", dijo el ministro) y 2) que se despegara del impresentable Luis D'Elía ("No es nuestro vocero").

Sin embargo, creo que les faltó algo grosso-grosso.

Cuando le sacaron el tema de cómo el ex presidente Néstor Kirchner había destratado a los periodistas durante la primera conferencia de prensa que aceptó en el último lustro, Alberto Fernández lo minimizó estúpidamente: bueno, son bromas, se dio en un clima de buena onda.

No, señor ministro. Usted miente.

Se sabe que Kirchner básicamente detesta al periodismo, que desde un rincón muy parecido a la esquizofrenia supone que casi toda la prensa es enemiga, que en su mandato no concedió ni una sola entrevista aunque eso sea un abecé en las naciones democráticas que dice admirar.

Y de qué buena onda me habla, si el ex presidente ayer se rodeó de reidores, chupamedias y/o patoteros que insultaban a los periodistas. De qué buena onda me habla, si Kirchner ensució a los colegas (Vos sos del Grupo Clarín, ya sé qué intereses venís a defender) antes de contestar lo que quería. De qué buena onda me habla: déjese de embromar, por favor, señor ministro.

Ahora, que Zlotogwiazda y Tenembaum tutearan a Fernández pero no le retrucaran nada de esto, ni siquiera en un evidente clima de buena onda, me cayó -y lo digo con las palabras justas; ni más, ni menos- como la reverenda mierda.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo vi... lamentable..... y no soy periodistaa eh?

Kiuman dijo...

Zloto ladri! Sandra te quiero! Y vos me debes una foto! jajaja
Abrazo!

AEZ dijo...

Anónimo: me faltó agregar que ir con hinchada a una conferencia de prensa es 100% cobarde, además. Gracias por pasar.

Kiuman: jejejejejejeje, ya se viene el posteo sobre el alemán ladrón en Viena. Abrazo.

Kiuman dijo...

Si si, todo bien con ese post, espero, pero mientras mandame la foto de Sandra!
Abrazo