sábado, 1 de septiembre de 2007

127. Ojalá te la den, enfermo de mierda


Vos, insecto incestuoso de mierda, me forzás a contar esto.

Sí, vos: energúmeno enfermo con un cachito de carne entre las piernas y menos seso que un alcaucil.

Vos, que esta mañana en tu casa de Panamá te levantaste al palo después de soñar con ella y fuiste corriendo a la computadora y tecleaste http://www.google.com/ y en la cajita de búsqueda escribiste Rompiéndole el culo virgen a mi hermana.

Hijo de puta. No me interesa si buscabas un relato erótico o si en serio querías que Internet te diera pistas para hacer semejante barbaridad.

Hijo de puta: ojalá te contagies ébola, sida y lepra y se te caiga la pija a pedazos y unos minutos antes de morir como la rata que sos, un enfermero violador (recién salido de la cárcel luego de 20 años) te dé vuelta en la cama del hospital con la excusa de limpiarte y te deje el orto como el Cañón del Colorado.


No es joda lo que acabo de relatar. Tengo un sistema de estadísticas para el blog que me dice cómo llegan los visitantes desde un motor de búsqueda.

Fijate. Probá escribiendo en Google lo mismo que el sorete ese y andá a la página 2 de los resultados: el primero que salta te dirige a este espacio.

¿Y por qué?

Porque anteayer publiqué mi recuerdo sobre la victoria argentina contra los Estados Unidos en el Mundial de Indianápolis 2002 y decía que hasta el 4 de septiembre de ese año ellos acreditaban un invicto de 58 partidos: "diez años sin que nadie les tocara el culo y rompiendo a los demás". Y porque unos días antes había contado algo relacionado con la graduación de "mi hermana" Giselle.


En caso de que a alguna autoridad panameña le interese evitar la posibilidad de que un hijo de puta le rompa el culo virgen a su hermana, tengo a disposición la IP desde la que el tipo hizo la consulta, el nombre del proveedor de Internet, el sistema operativo de la computadora, el navegador que usó y hasta la resolución de la pantalla.

Una vez que lo agarren, me avisan y puedo conseguirles un leproso cariñoso que le dé abrazos de oso. El resto corre por cuenta de ustedes, incluyendo al enfermero violador recién salido de la cárcel.

Y como recompensa, sólo quiero que me den la exclusiva.

7 comentarios:

Gasper dijo...

No sabía que mediante toda esa tecnología se podía llegar a encontrar a semejante energúmeno capaz de buscar... eso.

Ahí es cuando uno quiere darle un trabajo certero a las balas que andan perdidas por ahí.

(y obvio que la exclusiva sería para vos)

Abrazo nene

AEZ dijo...

Es increíble, sí. Y la verdad es que sigo indignadísimo.

Abrazo.

Anónimo dijo...

qué asco. el tipo de mierda -es ahora o siempre estuvo de moda tanta imbecilidad?- y la groserísima violación de la intimidad q permite la red. porque encontrar este monstruo todo bien, per puede ser usado para cualquier cosa el sistema. es espantoso también el 1984.

AEZ dijo...

Estoy de acuerdo con las dos partes de su comentario, Anónimo orwelliano, y supongo que debería sentirme tocado por la segunda. Pero no. Naquevé, fijesé.

Kiuman dijo...

Yo estoy en desacuerdo con el anonimo, si se puede ser anonimo en la red, solo hay que saber como.
Adios y abrazo Abel.

Jorge Mux dijo...

Ese tipo de búsquedas son cosa de todos los días. Estoy haciendo un blog con las búsquedas que me llegan por el sistema de estadísticas. El sitio es questasbuscando.blogspot.com. Hay de todo. Realmente, realmente, de todo.
De todas maneras, el IP no sirve de nada si el que hizo la búsqueda tiene un sistema de IP variable, tal como tienen la mayoría de las conexiones de internet actuales. Y, por otra parte, la búsqueda en internet no implica una vinculación con aquello que se está buscando. Si alguien quisiera buscar información acerca de las violaciones filiales para un trabajo de investigación, podría poner eso en su búsqueda. No me parece correcto que se juzgue a priori a alguien por sus búsquedas. Además, ya se sabe que hay relatos eróticos en los que se juega con fantasías filiales, sin que ni el relator ni el lector (o los actores, si es una película porno) estén de hecho practicando sexo filial.
Saludos.

AEZ dijo...

Jorge Mux: tenés razón, pero en ese momento me salió lo que me salió. Mal día. Aunque no es excusa, lo hice en función de la posibilidad de que fuera verdad.

Estuve sobrevolando tus sitios. El de la búsqueda es divertidísimo, una idea muy buena, y en el otro leí un par de relatos memorables (especialmente el del homónimo freak).

Saludos.