lunes, 14 de mayo de 2007

21. Cosas para sacar del medio


Mientras toda la ciudad hablaba del despacho del intendente Cristian Breitenstein incendiado por probablemente nunca se sabrá quiénes, al menos un mayúsculo HIJO DE PUTA entraba en la casa ubicada en Granada 1.123, del barrio San Martín, y se llevaba todo lo que podía incluyendo el cochecito adaptado en el que se movilizaba Gonzalo, un chiquito de dos años y medio que no tiene brazos.

Hay que ser BIEN hijo de puta, ¿eh?

La tele babeó como el detestable perro de Pavlov cuando lo engañaban con el sonido de la campana. Y entonces el camarógrafo debía registrar primeros planos del chiquito de dos años y medio que no tiene brazos y el movilero debía arrancarle suficientes lágrimas al papá del chiquito de dos años y medio que no tiene brazos.

Se lanzaron al cuello: como si el perro de Pavlov fuera un Rottweiler harto de que lo engañaran con la campana.

El camarógrafo cumplió y tomó las inútiles mangas de la remera multicolor del chiquito de dos años y medio que no tiene brazos, justo cuando pateaba sus juguetes.

El movilero la tenía más difícil porque los hombres no lloran y menos en cámara. Pero al papá del chiquito de dos años y medio que no tiene brazos se le empezó a despedazar la voz cuando enumeraba todo lo que le habían llevado y mencionó el cochecito adaptado del chiquito de dos años y medio que no tiene brazos. Y viste cómo es: la boca te tiembla para abajo, el esfuerzo para que tu alma rotísima no pase de la garganta hace que se te arrugue la nariz, la niebla te esconde los ojos y sin embargo ves que no hay caso, no hay nada que hacerle, se te salen. Las lágrimas.

En eso estaba el papá del chiquito de dos años y medio que no tiene brazos: estaba por llorar. Ya se le notaban, amplificadas por los anteojos. Faltaba nada para que, por fin, de una vez lagrimeara su dolor de hombre frente a la cámara. Pero el movilero no aguantó, no quiso esperar, y le dijo:

-Estás muy mal, ¿no?



PDx2 (Post Data y Para Descargo): OK, lo sé, son las reglas del medio, y el camarógrafo hizo lo que se supone le piden. Y el movilero más o menos también, pero (pese a que resulta extremadamente jodido reportear las desgracias ajenas) podría haber sido menos cínico o menos idiota. Igual, la escena no ocurrió en vivo y en directo. O sea que un editor más cínico y/o más idiota decidió que saliera así.

8 comentarios:

Gasper dijo...

Ya no quedan vacantes para la escuela de "Chiche".

Queloreparió!!!

La verdad que algunos medios te parten la humanidad y el sentido común al medio.

Un abrazo, querido Abel

AEZ dijo...

Gasper: ¡y así te los dejan! Muchas veces me pregunto cómo reaccionarían estos morbosos profesionales si en una situación propia de desgracia alguien con micrófono y cámara atrás les dijera: "Che, estás muy mal, ¿no?". Te devuelvo el abrazo.

Boya dijo...

No me extraña del periodismo televisivo. Sé que es una sentencia jodida y sin demasiados argumentos: el unico periodismo serio es el escrito.

Wakefield dijo...

Por Dios, menos mal que no vi eso. ¿Y no pusieron un soundtrack lacrimógeno para completar el cuadro? Se olvidaron o no tuvieron tiempo.

Saludos.

PD: ¿"Periodismo serio" no es un oxímoron? Chiste.

AEZ dijo...

Boya: menos mal que avisaste antes de tirar la sentencia.

Wakefield: no sé si se olvidaron o es que todavía (TODAVÍA) no llegó a Bahía esa bastarda hija de la espectacularización en el periodismo por TV. Ah: si usted es quien yo creo que es, por algunos indicios de su escritura y gustos, gracias por pasar y prestigiarme el blog. Y "corríjame", si me equivoco.

Escarlata Mix dijo...

En mi país, cuando la "U" perdió frente a un equipito de provincias, un periodista entrevistó al entrenador:
P: ¿que pasó, Jorge?
E: Bueno, atacamos todo el tiempo y no pudimos anotar
P: Y al final se fallaron un gol ¿no?
E: Si, pues...
P: Pero si hubieran metido ese gol hubieran empatado ¿no?
... yo creo que a este le regalaron el título o lo mandó falsificar. Saludos

AEZ dijo...

Escarlata Mix: lo que vos contás es más risible que patético; quizá el pobre tipo no pudo controlar su estupidez en vivo y en directo. A mí me enferman más las sanguijuelas del morbo. Gracias por el aporte y devuelvo los saludos.

Escarlata Mix dijo...

Bueno, AEZ, aquí tenemos a las campeonas latinoamericanas del morbo: Laura Bozzo y Magaly Medina. Lo que tu cuentas es un moco de pavo frente a lo que estas señoras (para mi verguenza mundial son mis compatriotas) destilan en sus programas. Saludos