martes, 23 de octubre de 2007

167. Revolución versus re-evolución

(Desde Oxford)

Fue un tiroteo. Friendly fire.

-Pregúntenle a Abel: él es argentino y sabe lo que son las revoluciones -dijo Richard, mi compañero de la BBC, antes de entrar en la reunión.

Todos los fellows andábamos medio nerviosos y hasta embroncados: necesitábamos aclarar algunos puntos sobre el programa. Y nos juntamos esta tarde con la directora del Instituto Reuters, Sarmila Bose, para sacudirle prolijamente las balas amistosas.

En esencia, ocurre que estamos en la tercera semana (de un total de ocho que tiene este período universitario llamado Michaelmas) y casi nadie siquiera empezó a desarrollar su proyecto. Por distintas razones. O por falta de tutor -mi caso, entre otros-, o por demasiada actividad protocolar para concentrarse en la investigación -acá entramos todos-, o severas dificultades para comprender el sistema bibliográfico oxoniense -también algo general-, o ausencia de pautas concretas sobre qué esperan de nosotros.

El tiempo pasa: nos vamos poniendo densos.

Todos somos periodistas con más de 10 años de experiencia. O sea: sabemos qué es un maldito deadline, conocemos las reglas de juego.

Acá, se supone, vinimos para olvidarnos del ajetreo cotidiano y producir un trabajo de calidad sobre un tema de interés periodístico, sea enfocado desde nuestra profesión o desde lo académico.

Ya no se supone más. Sarmila se ocupó de tranquilizarnos, haciéndose cargo sin tanta excusa. La idea es darnos ese ambiente propicio para conseguir aquel resultado y luego exponerlo públicamente en una conferencia que cada uno deberá dar en el Green College.

Ahora esperamos ponernos en marcha y avanzar sin que nos rompan las pelotas. Eso sería una re-evolución.

2 comentarios:

Boya dijo...

Allá, por lo menos, es un wandanara momentáneo. Es una beca-beca, entonces...
PD: Maradona llenó el Casanova a 100 la platea y a 50 la popu.
Enzo dijo que espera la construcción del Poli porque el Casanova no va a alcanzar.

AEZ dijo...

Dale, no te hagas el gil y contame más sobre cómo anda el quiosco.

¿A 100 vendían el gramo en la platea? Y, el Dié siempre tomó de la buena.

Shhhh, el Enzo se retiró campeón y no tiene una colección de papelones impresentables.