lunes, 18 de febrero de 2008

252. De vacas nuevas y viejos novillos

(Desde Oxford)


Me fui a la cama tipo 2, medio frustrado porque no pudimos resolver mucho sobre el viaje across Europe con Andrés. Pero a las 8:30, arriba. Me iba a sumar a los nuevos fellows para visitar los cuarteles de Reuters en Londres.

En el camino me arrepentí.

Primero, porque ya estuve ahí. Segundo, porque lo llamé a Nico y me contó que el pequeño estaba en la guardería y que Sophie andaba enfermucha. Tercero, porque me amonestó la conciencia (sí, tengo una): los tiempos me están apretando demasiado; en menos de un mes, el 12 de marzo, debo dar la presentación final en público sobre mi proyecto de investigación y básicamente me siento in the oven with potatoes.

Así que me excusé y enfilé otra vez a la laberíntica, inexcusable biblioteca Bodleiana en la helada mañanita oxoniense.

Pasé unas cuantas horas hojeando unos brolis pesadísimos y batallando con la máquina fotocopiadora.

Lo único que me alentaba era la idea de que apenas terminara, ¡aaaahh...!, iría sin escalas a mi segundo hogar, el divino Rose and Crown, y me premiaría con una combinación a la que me hice adicto: una pinta de cerveza Old Hooky (made in Oxfordshire) y un vaso de pistachos.


[El amigo John Kelly, columnista del Washington Post, publicó en su blog algo sobre los pubs de Oxford. Y me dedicó un párrafo: "El Rose and Crown -dice- se ha transformado en el bar no oficial de los Reuters fellows. El compañero argentino Abel trata de que la dueña lo adopte. Más allá de eso, yo creo que él quiere reencarnar en un apoyavasos así puede pasarse la eternidad en el Rose and Crown contemplando el líquido ámbar de sus sueños".

Gracias, Juan.

No obstante, me siento en la obligación moral (?) de aclarar un par de cosas: 1) si Debbie me adoptara, ella y Andrew quebrarían, 2) no creo en la reencarnación, 3) si creyera, jamás elegiría ser un apoyavasos: no nací para sólo contemplar, che y 4) aunque adoro la Old Hooky, y la voy a extrañar, sigo prefiriendo el Cabernet Sauvignon.]

6 comentarios:

Anónimo dijo...

che, invitate.. no seas egoista!!!!

Muy bueno todo, slds

AEZ dijo...

Anónimo: no, no y no, la Old Hooky es como la Ferrari de Menem: mía, mía, mía.

Fuera de joda, en breve pienso visitar la maltería para agenciarme unas botellitas. Y cuando vuelva a Bahía, vemos.

Kiuman dijo...

Abel! recorda de avisarme cuando tengan medio un schedule listo asi me tomo una semana y me junto con ustedes en algun lugar de europe.
Abrazo!

AEZ dijo...

Kiuman: ahí te pasé algo por correo. Abrazo.

Silvia dijo...

Muy interesante tu blog.
No tas en twitter.com?
Yo soy Yumba ahi, por el tango obvio.
si pasás por Londres, hay un club de tango El Once y una milonga "The Cript", la Cripta, en el subsuelo de una iglesia.
No tene´s una fotito del monumento de Di Sarli en Bahia Blanca?
cuando puedas...
abrazo!

AEZ dijo...

Silvia: muchas gracias. No, no "twitteo"; todavía no me atrajo lo suficiente (y ya tengo suficientes distracciones, jejeje). Conocía el club, pero no La Cripta: buen dato. Y no tengo la foto del monumento, pero te la podría conseguir.