sábado, 22 de diciembre de 2007

210. Las paradas del viaje (3)

(Desde Oxford)


3.
En Pula, Croacia, alquilé un departamento tipo loft a unos 30 dólares por día. Exquisito, fijate:


Al principio, el problema fue encontrarlo: estaba en una cortada de un barrio periférico llamado Veruda. Tardé casi tres horas. Después, como quedaba algo alejado del centro, había que manejarse en auto. Lo cual estaría OK si la ciudad no fuera un caos de alto tránsito, calles laberínticas y parquímetros que te permiten estacionar un máximo de dos horas y sólo aceptan pago exacto en monedas de kuna, la plata croata.


Pero bueno, estacionar al pie de un coliseo romano encargado por el emperador Augusto en el año 31 antes de Cristo no tiene precio.





Recibir un llamado de mi hermana Giselle luego de saborear un tinto de Istria y un plato de mariscos, tampoco tiene precio.

Para todo lo demás existen los plásticos. O el dinero en efectivo.


Caminaba por la parte antigua del pueblo, haciendo la digestión mientras me llenaba de postales de la Antigua Roma. Imagino que para una empresa constructora debe de ser una pesadilla trabajar en Pula; imagino que cualquier excavación dará con algún tesoro histórico; imagino al dueño de la constructora exclamando frente al hallazgo: "¡La puta madre! ¡Más mierda romana!".

En eso enganché con la cámara a un cuervo cagando en una columna milenaria y me saltó una extraña cadena de pensamiento: cuervo=> pájaro de mal agüero=> el Kun Agüero=> kuna=> auto=> negro => multa.

Miré el reloj: ya había superado las dos horas de estacionamiento permitido. Pensé: "Bah, podría dejarlo tooooodo el día y no pasaría nada". Y completé la vuelta pasando por el foro, ahora cubierto por las baldosas de una plaza.

Por supuesto, cuando llegué al Clio negro, bien sujetadita por el limpiaparabrisas delantero derecho, había una multa. 80 kunas. Es decir, unos 10 euros. La puta que te parió, Agüero, cuervo de mierda. Y yo, más piedra que el coliseo.

No podía hacerme el boludo porque acá en Europa las infracciones van de país en país como nada y lo último que necesito es un prontuario internacional. Además, mi auto tenía patente eslovena y al día siguiente debía cruzar la frontera croata para devolverlo en Ljubljana.

"Bueh", pensé, "son 10 euros: tampoco es para tanto. Me los cargarán a la tarjeta de crédito y listo. Fue."

Estaba por arrancar cuando se me acercó un tipo grandote, en sus 50, cara de enojado, vestido con un camperón que decía POLICIJA. Pero por qué no me agarrás la... puerta, no ves que hay mucho viento.

-Big problem in Pula -dijo.

-Sí, perdón, no me di cuenta de la hora, no tenía monedas, me perdí.

-Big problem. Big problem.

-Ya entendí, oficial. Perdón.

-No, no: BIG problem -insistió, señalado una rueda. Pero no estaba pinchada ni nada-. Do not move.

-Eh, ¿cómo Do not move? ¿Me va a meter preso por esta estupidez? Mire, oficial -dije, sacando del bolsillo el pasaporte y también la desesperación-. Soy argentino, pero tengo un apellido croata. Y hoy es mi cumpleaños. -Y agregué en castellano-: No me rompás las pelotas, hermano.

-Big problem. Car. Not move -dijo, señalando otra vez la rueda. Y entonces me avivé: era el auto el que no se iba a mover... porque tenía un cepo.

Cuervo de mierda. Agüero y la reputísima madre que te parió.

-No, no me puede hacer esto, oficial.

El policía arqueó las cejas, arrugó la frente y se encogió de hombros: típico gesto que en todo el mundo significa "¿Y qué querés que le haga, gil?".

-¿Cuánto sale el cepo?

-800 kunas -dijo.

¡¡100 euros!!

-No, por favor -lancé, con mi mejor cara de las que dan pena: y ojo que tengo varias, empezando por la normal-. ¿Ese es el regalo que me va a hacer Croacia en mi cumpleaños?

-50 kunas. Call friend. No big problem -dijo.

-¿Qué?

-Yes. 50 kunas. No problem. Call friend.

Ni siquiera tuve que sugerirle si no había otra manera de arreglar. Le di dos billetes de 20 y uno de 10 y me fui, pensando qué loco, Agüero y la puta madre que te parió, qué digno hijo de Pula.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

bri-llan-te loco... el pensamiento en cadena me hizo recontragarcar de risa!!!!!!!!!! Slds.

coso, el

Anónimo dijo...

Ahora, tal vez el cuervo sí tenía poderes, pero en vez de traerte una multa, te trajo a un tipo que te la hizo sacar más barata.

AEZ dijo...

El coso: siempre tan amable. Póneme contento que te haya gustado. Pero, ¿vos no tenés pensamientos en cadena? Saludos.

Anónimo: no sé, yo no creo en esas cosas. Por las dudas: gracias, cuervo querido. ¿Sos de San Lorenzo?

Lorena- dijo...

Buenas fotos!

AEZ dijo...

Lorena: gracias, aunque no le pongo tanta garra como vos básicamente porque no sé mucho de fotografía. Y ni siquiera uso cámara-cámara: es la 2.0 del celu. Saludos.