lunes, 13 de agosto de 2007

111. Es la realpolitik, estúpido


Que la Municipalidad haya anunciado esta mañana la venta del auto del intendente para comprar una ambulancia no tiene nada que ver con que falten dos meses para las elecciones y Cristian Breitenstein sea candidato.

Repito: nada que ver.

Nada.

Que.

Ver.

De hecho, se trataría de un proyecto que Breitenstein pergeñó, al grito teutón de "¡¡¡Eureka!!!", mientras miraba las baldosas de Kurfürstendamm, la calle principal de Berlín Oeste, durante un coffee break de la beca Konrad Adenauer, y justo después de que sintiera el llamado del deber o de su esposa para volver a Bahía a hacerse cargo de la intendencia o de sus hijos. Ya se sabe que se formó en Don Bosco y es un humanista del carajo.

Según confiables fuentes de porcelana, Breitenstein quiso vender el auto en la primera semana de gestión pero habría chocado con los problemas burocráticos o con un ovejero alemán. Y por eso recién se sabe ahora. Ah, la realpolitik...

Dice un amigo (que pidió estricta reserva y un gin-tonic) que la semana pasada, mientras miraba las baldosas flojas de la avenida Alem, el intendente se iluminó de nuevo no obstante la crisis energética y parió otro proyecto que estaría en danza: alquilar el Ballet del Sur para que las chicas bailen en un caño de PVC en el Polo Petroquímico. "Y lo va a hacer -dijo el amigo gintoniczado-, siempre y cuando las elecciones se transformen en un Oktoberfest."

Pero, ojito: Breitenstein, que todavía no se lanzó (su amigo sí, y fue un asco), dista de ser el único con ese tipo de proyectos de venta.


Por ejemplo, el radical Juan Pedro Tunessi, nativo de Algarrobo -nombre que provendría de un indio díscolo apodado Algo Robo-, estaría evaluando la venta de su alma al diablo para caerle mejor a la gente y subir en las encuestas.

Aparentemente, Lucifer le habría mandado un email con el siguiente texto: "No podés vender lo que no tenés. ¿Te creés que soy boludo? ¿Te pensás que me dicen El ángel caído porque tropecé con una baldosa floja de avenida Alem? Si querés te devuelvo tu alma: 12 cuotas con el 2,5% mensual de interés más un plan Jefas y Jefes de Hogar en caso de que ganes".


Por su parte, el director ejecutivo del Pami local, Federico Susbielles, pretende vender que es el kandidato de Kirchner pero hasta el momento nadie compra.

El ex basquetbolista, que justo hoy presenta sus equipos técnicos (sic apropiado), también procura vender que su paso del ARI al kirchnerismo NO es una borocoteada; también, por ahora, sin éxito.

Mientras tanto, encabeza personalmente una costosísima campaña a favor del sufragio masivo de los jubilados. El problema es que cada vez que intenta alentar a un abuelo para que vaya a votarlo debe perder mucho tiempo escuchando historias largas y repetidas.


Desde su búnker, ubicado dos metros bajo tierra, el abogado Raúl Woscoff avisó que está totalmente dispuesto a vender cara su derrota o su cara de derrota, según.

Con su proverbial inflamación discursiva y tono monocorde (un arrorró de ultratumba), el ex concejal por la UCR dispensa horas y horas y horas a la tarea de convencer a sus filas -son dos- de que realmente tiene posibilidades de ganar en los comicios de octubre. Woscoff sólo eleva su voz para amonestar a los que se quedan dormidos.


En tanto, un operador político de primer nivel, con dos materias pendientes para pasar a segundo, confirmó hoy que ninguno de los candidatos analiza contratar a un especialista en transacciones de mezclas visibles de gases producidas por la combustión de una sustancia:

-Todos -dijo- saben bien cómo vender humo.

5 comentarios:

forfai dijo...

simplemente sublime

Maru dijo...

No hables así de un ex alumno del Don Bosco que sólo busca llevar la ciudad adelante. No se hace, boca sucia.

AEZ dijo...

Forfai: simplemente gracias, no se hubiera molestado. Como yo.

Maru: que no me retes por lo que digo de los demás, ¿es por oficialismo o porque no terminaste de leer?

boya dijo...

Brete y Tunessi son políticos de raza (¿perro?, cuac) y no me extraña ese comportamiento insoportable (por lo menos para mí, porque los PUTOS caceroleros ya se olvidaron).
Susbielles quería pertenecer a otra política, pero vio que con el ARI no iba y se pasó (aprendió rápido) al kirchnerismo que todo lo compra.
Y Woscoff podría ser el más potable (aunque claro cuando estuvo en el Concejo tampoco Bahía se transformó en ciudad modelo), pero en este país lo que importa es el carisma.
Así las cosas gaucho. Y no me vengan con eso de que el voto en blanco no es jugarse u otras pavadas.
NO ME GUSTA NINGUNO. Y VOY A VOTAR EN BLANCO, POR LO MENOS EN BAHÍA, EL RESTO NO LO ANALICE.

AEZ dijo...

Boya: ¡no, no te lavás las manos! Cuac, cuac.