lunes, 2 de julio de 2007

63. SMS Nº 4


Ernest Hemingway siempre será el artista guerrero de la prosa que deslumbró mi adolescencia, pero cuando hoy recordé que se cumple el 46º aniversario de su muerte se me disparó la memoria y el alma a Por quién doblan las campanas, el libro que releía con ella ahuecándome el pecho antes de dormir sobre las ruinas (innecesarias, pavotas, dolorosas) de algo maravilloso.

2 comentarios:

Hematites dijo...

"Los amorosos son locos, sólo locos,
sin Dios y sin diablo"
"vacíos, pero vacíos de una a otra costilla, la muerte les fermenta detrás de los ojos
y ellos caminan, lloran hasta la madrugada
en que trenes y gallos se despiden dolorosamente"
JS-mexico-

AEZ dijo...

Hematites: no sé si califico para amoroso según Sabines, pero hacía rato que no lo leía. Gracias.