viernes, 27 de julio de 2007

96. Juana


S
os tan chiquitísima, Juana. Me dio no sé qué tocarte: como si fueras de cristal y la torpeza de mi mano hubiera podido astillarte. Tu mamá dijo que justo habías tomado la teta y yo quiero creer que le dedicaste el eructo al tío Abel. Bueno, y después me sacaste la lengua. No empezamos bien, Juana. No empezaste bien, Juana. Hace dos semanas te tuvieron que sacar de la panzota calentita porque el cordón umbilical te rodeaba el cuello. No es TAN feo este mundo, Juana. Nos diste un susto terrible, ¿sabés? Menos mal que te bancaste los tubitos invasivos y te recuperaste rápido. 2,875 kilos ahora que te dejaron salir del hospital. Tu papá me dijo recién que anoche estrenaste tu casa nueva despertándote a cada rato porque tenías hambre. Dale, seguí prendida de la teta, vos, y en diez días vas a ser una gordita divina muy Michelín y se van a esconder de la vergüenza esas venas finas como tanzas que tenés en la mano que aprieta mi dedo meñique. Juana, abrí los ojos y mirá al tío Abel. No se le eructa al tío, Juana. No se le saca la lengua al tío, Juana. No podés ser tan linda, Juana.



[Juana es la primera hija de la pareja amiga Luján Sánchez-Maximiliano Palou. Nació el viernes 13 de julio, a la tarde, en el Hospital Privado del Sur.]



5 comentarios:

Maru dijo...

Es igual al Boya!! Le falta decir "por qué no cierran" con voz finita!!

boya dijo...

Está buenísimo. Muchas gracias por tu comentario. La alegría de un hijo no se puede poner en palabras y la tensión que uno tiene cuando hay algún problema no se parece a ninguna, por eso no me importan las noches que tenga que pasar sin dormir. Juanita ya está en casa y eso es lo único que importa. La amo como a Bernardita y a María Jesús. Y esos son amores incondicionales, que no se negocian, que no mueren. Gracias Abel.

Gasper dijo...

Hermosa bienvenida a Juana, esa sobrina del corazón.

AEZ dijo...

Maru: sí, la "Boyita" ya va a aprender a decir esa frase. Y yo le voy a enseñar a disimular los eructitos.

Boya: de nada, papá. No fue más que un vómito necesario, para imitar a la beba.

Gasper: viniendo de un profesional del vómito sentimiental como vos, que lo hace mucho más y mejor que yo, me queda agradecer un toco. Y tener el decoro pudoroso de evitar el siguiente arrebato.

matias dijo...

felicitaciones por juana, maxi